Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Aragón

El Defensor del Pueblo detectó deficiencias en las instalaciones de la Jefatura Superior de Policía de Aragón

Otras tres comisarías aragonesas fueron analizadas por la institución en 2012. También en estos casos se registraron faltas en los calabozos y en los sistemas de videovigilancia.

M. Tragacete. Zaragoza Actualizada 17/06/2013 a las 10:55
3 Comentarios
La Jefatura Superior de AragónJ. C. A

Entrevistas con los detenidos sin la presencia de sus abogados, sistemas de videovigilancia inadecuados o limpieza deficiente de los calabozos. Estas son algunas de las deficiencias observadas por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) en varias comisarías aragonesas. Una de las funciones de este organismo, adscrito al Defensor del Pueblo, es velar por los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad. Para ello realiza inspecciones periódicas a las comisarías de la Policía Nacional y las comandancias de la Guardia Civil.

A lo largo del año pasado, el MNP visitó cuatro centros de privación de libertad aragoneses: la Jefatura Superior de Aragón (Zaragoza), la comisaría de la Policía Nacional en el distrito Actur-Rey Fernando, la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca y la comisaría de la Policía Local de Ejea de los Caballeros. Las conclusiones de estas visitas quedaron recogidas en la memoria de actividades del MNP.

El personal de la oficina del Defensor del Pueblo visitó la Jefatura Superior en mayo de 2012. La inspección concluyó con seis observaciones negativas que fueron comunicadas a la Dirección General de la Policía Nacional para que fueran solventadas. Entre las deficiencias figuran carencias graves como la inexistencia de un plan de evacuación de las instalaciones o la “inadecuada cumplimentación del libro de registro y custodia de detenidos”.

De la misma forma se señalaron otros problemas como la necesidad de arreglar los aseos, la existencia de un enrejado en las puertas de las celdas “que puede facilitar las autolesiones por parte de detenidos”, malos olores “por la escasa ventilación” y un sistema de videovigilancia que no se adecuaba a los criterios establecidos por el MNP. Esta última observación también fue recogida en el resto de instalaciones aragonesas visitadas.

Inspección en la comisaría de Actur-Rey Fernando

El MNP también visitó en Zaragoza la comisaría situada en el número 103 de la avenida de Ranillas. En este caso, se registró una deficiencia grave tras una entrevista con un detenido y una abogada presentes durante una inspección. “Los agentes intentaron interrogarme pero yo exigí que estuviera presente mi abogado, que llegó por la noche”, manifestó el detenido. Mientras, la letrada sostuvo ante los trabajadores del Defensor del Pueblo que “es práctica habitual que los agentes interroguen a los detenidos antes de la toma de declaración con la presencia del abogado”.

Informada de estas incidencias, la Dirección General de Policía indicó al MNP que no tenía conocimiento “de esta mala práctica” y que no había ninguna denuncia registrada al respecto. De detectarse la existencia de esta forma de proceder, dijo la Dirección General entonces, estos hechos serían objeto "de la correspondiente corrección y se sancionarían".

En la comisaría del Actur también se registraron incidencias relativas a la cumplimentación de los libros de registro de detenidos y algunas carencias en las celdas, entre ellas, la limpieza de las mantas, la carencia de sistemas sonoros de llamada o la existencia de una chapa con la que los detenidos podrían autolesionarse – en 2012, hasta nueve detenidos en calabozos de Aragón se autolesionaron, según los datos del MNP –.

Pero no todo fueron conclusiones negativas. De las instalaciones de Ranillas el organismo del Defensor del Pueblo elogió que poseyera un protocolo escrito de actuación en el caso de detenidas en período de gestación y otro para arrestados con enfermedades de carácter infectocontagioso.

Visitas a Ejea y Huesca

Además de la capital aragonesa, el MNP visitó la comisaría de la Policía Local de Ejea y la Comandancia de la Guardia Civil en Huesca. De la primera alabó la existencia de un reglamento propio y una referencia a que “ningún detenido podrá ser sometido a torturas ni malos tratos de palabra u obra” en la hoja de derechos y deberes de los detenidos. Sin embargo, señaló hasta una decena de deficiencias.

Entre estas, se encuentra la insuficiente limpieza de las mantas y colchones de las celdas y la presencia en estas de elementos que podrían facilitar la autolesión de los presos. También se criticó la carencia de sistemas sonoros de llamada en los calabozos y que los impresos de información de derechos no habían sido redactados en varios idiomas. Tampoco consideraban adecuada la identificación de los agentes.

En la Comandancia de Huesca, varias de las deficiencias señaladas tenían que ver con la insalubridad de las instalaciones: se observaron colchones y mantas con suciedad y que en las instalaciones se carecía de mascarillas y guantes “para evitar contraer enfermedades infectocontagiosas”.

Otros problemas señalados fueron la ausencia de pautas comunes de actuación con los detenidos “para todos los puestos de la Comandancia”, el hecho de que las pertenencias de los detenidos se guardaran en sobres y que no se dejara constancia de la práctica de registros integrales.

15 centros visitados en los últimos años

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura inició sus trabajos de supervisión en el año 2010. Desde entonces, ha visitado 15 centros aragoneses de privación de libertad situados en Aragón. En 2013 se han inspeccionado dos centros: el centro asistencial 'El Pinar', situado en Teruel, y la comisaría de la Policía Nacional en la capital turolense.

Dos técnicos del Defensor del Pueblo y dos técnicos externos (una médica y un psiquiatra) acudieron a 'El Pinar' los días 8 y 9 de abril de este año sin previo aviso. Durante la visita al centro – que depende del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) – se examinaron, entre otras cuestiones, las condiciones de vida de los residentes, la atención sanitaria y el uso de las sujeciones mecánicas y farmacológicas.

También por sorpresa, los técnicos del Defensor del Pueblo visitaron el pasado 9 de abril las dependencias de la Policía Nacional en Teruel. Allí se entrevistaron con los responsables policiales y se inspeccionaron los de calabozos. No hubo entrevistas con personas detenidas porque, según consta en el informe del MNP, no había ninguno en ese momento.

Para conocer las conclusiones de estas visitas, y de las que se realicen en lo que queda de año, hay que esperar a la memoria de actividad del MNP correspondiente al año 2013.


  • carlos javier17/06/13 00:00
    Y sobre las situaciones laborales de los policias y las instalaciones, no dicen nada estos iluminados?
  • Pedro17/06/13 00:00
    #1 carlos javier.....Eso no vende, como son "funcionarios". Según muchos tendrían que dar gracias por tener trabajo, si se les baja el sueldo se lo tienen merecido, solo están para repartir estopa, etc. Esto solo pasa en España, que se preocupen más por las condiciones de los presos y se olviden de las de los verdaderamente importantes: LOS POLICIAS.
  • clch17/06/13 00:00
    El informe no es que sea muy nuevo, ignoro cuál es el motivo de que ahora Heraldo recoja alguna de sus conclusiones. Yo lo he leído entero y saqué una conclusión: cuando una institución no es imprescindible, para sobrevivir o para justificar sus gastos, se inventa un trabajo y realiza un informe sobre el mismo. Este trabajo no sirve para nada y nadie le hace caso a sus conclusiones, pero nos hacen creer el gasto era necesario. Con el ?Defensor del Pueblo? que quizá, solo quizá, era necesario en la transición, se ha ido creando una superestructura que actúa como un pozo sin fondo de dinero y funcionarios. Esas inspecciones a las instalaciones policiales las realiza también la Inspección de Personal y Servicios de la Secretaria de Estado de Seguridad, que es la competente en la materia, y de forma mucho más rigurosa y profesional. Creo que el Defensor del Pueblo ya no es necesario, pero si continua, que se dedique a la misión para lo que fue creado, a atender las demandas de los ciudadanos que no son atendidas por otras instituciones del estado. Y ya no digamos nada de los distintos ?Defensores? ?Justicias??., que se han ido creando en cada Autonomía.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo