Aragón

Con el permiso de Borges

None

En aquel tiempo, el paso de los tranvías, hecho de líneas puras y perfectas, expandía el horizonte. Todavía lineal, la historia discurría hacia delante y, admirando el paisaje urbano, símbolo de audacia y de progreso, nos identificábamos con la ciudad, demiurgo necesario que avanzaba y se convertía, al paso de los tranvías, en barco puntero que rompía las olas; ya no bajo el cielo, sino bajo el velamen de cielos de balcones y fachadas. 

Pero ahora, el trolley es un pájaro muerto que, repartiendo el viático por las calles, pasa por encima de donde ya se había instalado y desplaza a los antiguos coches y motores dejando a su paso una estela de impotencia y fracaso: la trampa de una ciudad que es desierto y cárcel; que no es progreso, sino lastre; que no envuelve, sino que oprime. Cuyas fachadas y balcones permanecen mudos y recogidos. Donde no se avanza hacia horizonte alguno, sino que se continúa, en un bucle triste que repasa la tristeza.

Myriam Enríquez Domínguez

Haz clic para volver al suplemento del concurso de relatos de HERALDO.es

Etiquetas