Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Los efectos de la crisis

"La crisis se ha llevado mis sueños"

M. P., una mujer casada de 34 años con dos hijas, cuenta cómo han renunciado a la segunda residencia, viajes y restaurantes, y ahora llegan muy justos a fin de mes.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 07/02/2013 a las 17:05
119 Comentarios

"Yo soy una de esas personas a las que la burbuja inmobiliaria le estalló en la cara", asegura M. P., de 34 años, casada y madre de dos niñas. Ella misma cuenta su historia:

"Con menos de 30 años y ambición creímos en una oportunidad a la que llegamos tarde. Nos dio para dos años de viajes y buenos restaurantes, BMW de ultima generación, adosado y segunda residencia, y la ilusión de formar una familia como 'marquesa de mi casa' y 100% de dedicación. Educaría a mis hijas en el Liceo, las llevaría a cursos de tenis y equitación. Soñaba con asistir a cursos de pedagogía y leerme todos los libros editados sobre inteligencia emocional.

Con dos carreras universitarias y trabajo fijo decidí decantarme por los ladrillos cuando nuestra primera hija nació: mi marido había montado una promotora inmobiliaria con la indemnización del despido como director de una empresa local (a la que absorbió una multinacional).

Y esa fue nuestra apuesta.

Y los castillos de ladrillos eran humo; y se desvanecieron.

Mi marido siempre dice: "Qué pena que no durase tres años más para habernos forrado". Yo, ahora más realista que hace cinco años, doy gracias por no estar mas empufados cuando todo se fue al garete. Gracias a que despertamos a tiempo de nuestra necedad, mi marido volvió al sector donde era un buen profesional, cobrando la tercera parte, claro, y yo monté una pequeña tienda, a la que dedico todo mi esfuerzo. Ahora tenemos un coche de segunda mano, alquilamos nuestra segunda residencia, y nuestras dos hijas van a un colegio publico. Ya no cenamos en La Ontina ni el El Cachirulo, ni nos vamos de ruta por las Bodegas Riojanas. Ya no hojeamos folletos de Costa Rica, ni tan siquiera la cartelera. Ya no recuerdo el menú degustacion de Arzak (tal vez lo soñe y no lo viví). Ahora consumimos televisión, y el fin de semana disfrutamos de este hogar cuya hipoteca nos cuesta sudores pagar.

Pero lo peor de todo este cambio es que aquella ilusion, aquel proyecto con el que soñamos, en el que invertimos, del que disfrutamos efímeramente, se ha convertido en la amenaza de que nos embarguen lo poco que logramos. Nadie nos regaló nada, pero al banco sí que le pedimos y aunque intentamos renegociar, ya sabemos todos la historia de los mayores usureros del reino: los banqueros. Lo que en su momento mucho valía y alto tasaron ahora se ha devaluado, aunque la hipoteca no disminuye.

He madurado de golpe, y con 34 años hago números desde que me levanto, y suspiro cuando invitan a un cumpleaños a mi hija de 4 años o la de 2 ha roto sus zapatos. La salud y el amor de una familia me acompañan, pero no se puede disfrutar de la vida cuando crees que en cualquier momento te pueden quitar el fruto de tu trabajo, de tu ilusión. Y que el maldito embargo llame a tu casa.

De hecho yo creo que ya me han embargado: la crisis se ha llevado mis sueños".


  • Lucía24/07/14 15:19
    Me parece tan sincera, me siento identificada, lo material no es lo primero, pero ahora xa está siendo tan imposible de lograr.
  • malu26/02/13 00:00
    Esta mujer no es víctima de la crisis, sino de su propia idiotez. Lo que tenía no eran sueños, eran ambiiciones que no iban a ninguna parte. Lo que si tiene, y ni se da cuenta, es muchísima suerte. Tienen trabajo y son jóvenes. Y una casa que alquilar. Qué no llega a fin de mes? Depende a lo que estén acostumbrados. Cuando solo ingresen 400 euros al mes, que vuelva a escribir a ver qué tal
  • divertimento12/02/13 00:00
    No puede ser un testimonio real. Ninguna persona que relatase esto, reflejo un profundo grado de deficiencia mental,se propondia leerse "todos los libros editados de Inteligencia emocional". Se trata a todas luces de un divertimento. Aunque todos sepamos, que como las brujas, Haberlas hailas.
  • Pepa11/02/13 00:00
    Dios mio....qué cierto es que esta crisis no es más que una crisis de VALORES HUMANOS. Pensar en los sueños de esta mujer, me pone los pelos de punta....y así han sido los sueños de millones de españoles que ahora, se la han pegado y gorda. Dinero, dinero, dinero...nada más que eso.....cuánto me alegro de haberme dedicado a esforzarme, a vivir discreta y sencillamente y a aspirar a ser feliz con lo mejor de la vida que suele ser gratis.......
  • Laura11/02/13 00:00
    VOMITO LEYENDO LOS SUEÑOS DE ESTA MUJER....qué horror....así nos ha ido el pelo....
  • Superficialidad....11/02/13 00:00
    Y este articulo de que va?¿Qué sentido tiene su publicación? Pues si todas sus aspiraciones pasaban  por tener un mega coche, cenar en súper restaurantes, viajes carísimo, etc.  No me extraña que estemos como estamos, hay que valorar menos lo material, aferrarse menos al dinero. 
  • Juan Antonio11/02/13 00:00
    Fran, no estoy de acuerdo mis padres con 28 años tenían 3 hijos habían comprado una casa, y la habían vendido, para ir a vivir a otra mejor, y más grande, tenían coche comprado, un seat 124 que para la época era un lujo. Y mi padre era el único que trabajaba para ganar dinero, como ebanista. Así que no es cierto nosotros en ese sentido estamos peor, otra cosa son las prioridades que da la gente con su dinero ahora un crío, cuando cobra un sueldo lo primero que piensa en el audi A3, o el viajecito a cualquier lado. Mis padres no se fueron de viaje, ni se dieron ese tipo de caprichos, aún ahora juvilados, y sin hijos a cargo se lo piensan mucho antes de gastar en un capricho,
  • Anita11/02/13 00:00
    Esta mujer es una afortunada, su marido ha podido regresar al sector del que salió, la mayoría de la gente que se queda sin trabajo, no encuentra nada. Ella ha podido montarse una tienda, con deudas evidentemente, siempre que montas un negocio, pides un crédito a no ser que seas millonario. No veo dónde está la tragedia, qué no ha podido forrarse?? bienvenida al mundo real, es que además el marido se recochinea y lo dice abiertamente!!! no doy crédito. Como dicen la mayoría de los comentarios, vaya tristeza de sueños...nunca será feliz con esas ideas (ni aunque le hubiese ido bien la inmobiliaria, este tipo de gente, siempre quiere más, nunca encuentra su techo)
  • Ángela10/02/13 00:00
    Que los sueños del españolito medio sean comer en el Cachirulo, tener cochazo, varias casas y especular a tope con tus propiedades da buena medida de lo equivocados que hemos estado en este país en los últimos 10 años. Tampoco entiendo muy bien la intención de Heraldo con esta historia. ¿Quizás apoyar la teoría de que hemos estado todos viviendo por encima de nuestras posibilidades? Porque otros también estamos pagando la crisis sin tener sueños tan ambiciosos como los de esta mujer. Por cierto, apoyo a quienes te dicen que con el cambio a la escuela pública has salido ganando sin dudarlo.
  • pablicius09/02/13 00:00
    yo he sido un trabajador toda mi vida y después de 44 años trabajando,con mucho esfuerzo, he conseguido pagarme un piso normalito y una casa en el pueblo.No he cenado jamás en el Cachirulo ni mucho menos en Arzak y cuando veía pasar a estos niñatos con su BMW y sus aires de nuevos ricos,pensaba aquello de "Más dura será la caida ".pena,penita,pena.
Ver más comentarios


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo