Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Empleo

Casi 23.000 aragoneses con estudios universitarios están desempleados

En el último año se han sumado a las listas del paro 7.500 personas con estudios superiores y la tasa de paro ha pasado del 8,7% al 12,6%, la más alta de los últimos años.

Varios universitarios, en la puerta de la facultad de Educación
Casi 23.000 aragoneses con estudios universitarios están desempleados
A. ALCORTA

El año 2012 ha dejado en Aragón 12.500 desempleados más que en 2011, un nuevo golpe a la economía de la Comunidad que se ha cebado especialmente con las personas con estudios universitarios. Hasta un 60% (7.500) de estos nuevos parados son profesionales altamente cualificados y la cifra de desempleados con estudios superiores ha aumentado casi un 50% durante el último año hasta alcanzar los 22.910 en Aragón, según datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada por el INE.

“Todos los indicadores económicos negativos se han disparado de forma exponencial, pero la incidencia del desempleo sigue siendo menor entre los universitarios”, apunta Fernando Zulaica, vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, quien tampoco oculta su pesar por este problema: “Observamos esta situación con una enorme preocupación. Hacemos una inversión muy fuerte en formar a nuestros jóvenes, pero en muchos casos no tienen oportunidades cuando finalizan sus estudios y se tienen que marchar a otros países para desarrollar su actividad. Esto produce una grave desajuste entre la inversión y el retorno”.

Es cierto que la incidencia del desempleo es inversamente proporcional al nivel académico, ya que la tasa de paro de los jóvenes sin estudios triplica a la de los universitarios, que se encuentra por debajo de la media de Aragón (18,5%), pero durante el último año se ha producido un aumento del desempleo sin precedentes entre este colectivo. A finales de 2011, la tasa de paro entre las personas con estudios superiores era del 8,7%, mientras que a lo largo del 2012 se ha incrementado en casi 4 puntos para alcanzar la mayor cifra de los últimos años, un 12,6%. La variación es todavía mayor si se compara con el porcentaje de universitarios parados en 2008, solo un 4,9%, o en 2002, un 5,6%.

Esta cifra ha crecido debido a los trabajadores con carrera universitaria que han perdido su empleo, pero también con los jóvenes que, tras acabar sus estudios, no logran acceder a un mercado laboral estancado. “Lo máximo a lo que podemos aspirar la mayoría de los recién graduados es una beca, y en muchas casos ni siquiera a eso”, asegura Borja Delgado, un zaragozano que finalizó Comunicación Audiovisual hace ya más de un año y todavía no ha encontrado un empleo: “Ha llegado un momento en el que ya no me importa no trabajar en lo mío, pero ni así sale nada”.

Como ya lo han hecho muchos aragoneses, Delgado se plantea la emigración como una opción seria. “Lo más probable es que dentro de poco me vaya al Reino Unido o a algún país del norte de Europa, aunque sea para trabajar de lo que salga y mejorar mi nivel de inglés para tener más opciones cuando mejore la situación en España”, explica este joven.

Los recortes en educación, otro lastre

Además de la crisis, que ha empeorado las perspectivas laborales de todos los aragoneses, desde la Universidad apuntan hacia los recortes en educación como otro peligroso enemigo de los jóvenes. “Está demostrado que las políticas restrictivas que está aplicando el Gobierno no son la solución a esta situación. Además, los recortes en educación no son puntuales, sino que se están realizando de forma sistemática, no solo en el ámbito universitario, sino en todos los estamentos educativos”, denuncia el vicerrector de Estudiantes y Empleo: “Si cada vez tenemos menos recursos, al final se producirá un deterioro de la calidad de la enseñanza”.

Etiquetas