Despliega el menú
Aragón

Huesca

La Audiencia Nacional procesa al jefe de Policía de Huesca por el caso Faisán

Enrique Pamies, exresponsable policial en el País Vasco, fue trasladado a Aragón en febrero del año pasado. Puede ser acusado por revelación de secreto o colaborar con banda armada por un chivatazo en un bar de Irún.

Enrique Pamies
La Audiencia Nacional procesa al jefe de Policía de Huesca por el caso Faisán
J. BLASCO

El caso del chivatazo a ETA entra en la recta final que desembocará en el juicio contra los dos policías procesados, el exjefe superior del País Vasco Enrique Pamies (que llegó el año pasado como comisario provincial a Huesca) y el inspector José María Ballesteros.

La Audiencia Nacional confirmó este martes que los dos funcionarios cometieron un delito por el soplo al aparato de extorsión de ETA, cometido en el bar Faisán de Irún en 2006, pero no se pronunció sobre si los hechos son colaboración con ETA, un delito tipificado con diez años de prisión, o revelación de secreto, la mitad de la pena.

El efecto habitual para un funcionario policial cuando se le procesa por un juzgado es que el Ministerio del Interior abre un expediente disciplinario. La consecuencia directa podría ser la suspensión de empleo y cargo hasta que exista una sentencia firme, según fuentes jurídicas del caso Faisán. Pero ni en la Dirección General de la Policía, ni en el Ministerio de Interior confirmaron este martes que ese será el devenir en el caso del jefe policial Enrique Pamies.

Consulte toda la información en la edición impresa de Heraldo de Aragón.

Etiquetas