Aragón

Séptimo día de huelga

El conflicto de las monitoras se enquista

La huelga pierde fuerza pero sigue afectando seriamente en algunos centros. Las posturas de las empresas y trabajadoras siguen alejadas. Esta tarde se manifiestan las monitoras en la plaza de España.

El conflicto de las monitoras de comedor se enquista
JOSE MIGUEL MARCO

La huelga de monitoras de comedor llega a su séptimo día, con los padres reclamando "una solución urgente", la DGA observando en su papel de mediadora, y monitoras y patronal enfrentadas y sin avances.

La huelga comenzó el martes 8 de enero. La primera semana, la incidencia fue mayor, con incumplimiento de servicios mínimos en algunos casos y caos en los comedores. Esta semana, la huelga ha perdido fuerza pero sigue afectando seriamente en algunos centros.

En varios colegios de Zaragoza capital solo están acudiendo a trabajar las monitoras de los servicios mínimos. Los niños están atendidos y comen, pero hay muchas actividades que no pueden realizarse con normalidad (que los niños se laven las manos, actividades de tiempo libre tras la comida, siesta para los más pequeños de 1º de Infantil, etc.).

Entre los centros más afectados donde solo están acudiendo los servicios mínimos están el Juan Pablo Bonet, el Recarte y Ornat, el Sáinz de Varanda o el Hilarión Gimeno (en este último, más una trabajadora que no secunda la huelga).

En otros colegios donde la huelga estaba teniendo más incidencia, este martes acudieron más monitoras que en días anteriores a trabajar, como el Marie Curie o el Ronda Norte, donde ayer trabajaron 13 de las 15 monitoras.

Fapar pide una solución "urgente"

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar) reiteró ayer la necesidad de que monitoras y empresas lleguen a un acuerdo "rápido y urgente". La consejería de Educación convocó ayer por la mañana a representantes de Fapar para tratar el tema de la huelga.

"Las familias necesitamos que acabe ya. Esta semana se están cumpliendo los servicios mínimos y la situación es más tranquila que la semana pasada, pero aun así, no se puede atender bien a los niños en estas condiciones", afirma Juan Ballarín, presidente de Fapar.

"Las familias estamos en medio de esta situación, que va más allá de un conflicto laboral. Desde la Administración nos dicen que no pueden hacer nada, nosotros creemos que sí. La DGA es quien ha contratado a las empresas. Y es responsable del descenso del número de comensales por la subida del precio y la reducción de becas", subraya Ballarín.

Posturas alejadas

Las posturas entre las empresas y las trabajadoras (el 97% son mujeres) siguen muy alejadas. La última reunión fue el viernes en el SAMA, en una maratoniana jornada que se cerró sin acuerdo. La subida salarial y, sobre todo, los tres días de libre disposición que la patronal quiere quitar son los puntos más conflictivos. Además, el lunes, la DGA convocó a ambas partes por separado para conocer su opinión.

En la asamblea de monitoras celebrada el martes por la mañana, Pepe Gimeno, resposable de la Federación de Servicios de UGT, aseguró que "el conflicto sigue abierto y no vamos a parar". También pidió a la Administración que actúe de manera "definitiva y con contundencia".

En principio, no está prevista ninguna nueva reunión ni en Educación ni en el SAMA para este miércoles. Las monitoras han convocado una manifestación para esta tarde, a las 18.00, de la plaza de España a la plaza del Pilar. Y han anunciado nuevas movilizaciones.

Etiquetas