Despliega el menú
Aragón

Temporal

Alerta por riesgo de multitud de aludes en el Pirineo tras las copiosas nevadas

La previsión anuncia avalanchas generalizadas debido a la acumulación de nieve provocada por el temporal registrado este martes.

Entrada a Panticosa
Nieve en Aragón_2
RAFAEL GOBANTES

La Dirección General de Interior del Gobierno aragonés activó este martes la alerta naranja por riesgo de aludes en el Pirineo oscense, ante la previsión de que se produzcan avalanchas de forma generalizada debido a la acumulación de nieve provocada por el temporal registrado en la Comunidad.

Según informa el Ejecutivo aragonés, el peligro de aludes, derivado de la acumulación de nieve reciente sobre capas compactadas, continuará hasta la noche del próximo jueves y afectará con mayor intensidad a los valles occidentales del Pirineo, así como a puntos aislados de las comarcas del Sobrarbe y Alto Ésera.

La cota de nieve se sitúa en esta zona entre los 800 y 1.400 metros y en los macizos occidentales y cabeceras de los valles la cuantía de la nevada estará próxima al nivel de aviso rojo. 

Además existe alerta por lluvias y viento que pueden alcanzar los 90 kilómetros por hora en el Pirineo.

En la Ibérica zaragozana existe riesgo amarillo de nevadas, donde pueden acumularse 5 centímetros de espesor, y también por vientos, donde pueden alcanzarse rachas máximas de 90 kilómetros por hora y que también puede producirse en la Ribera del Ebro con vientos de 70 kilómetros por hora.

También hay alerta amarilla por nevadas en Albarracín y Jiloca, y por viento que podría alcanzar rachas máximas de 90 kilómetros por hora en Albarracín, Jiloca, Gúdar y Maestrazgo, y de 70 kilómetros por hora en el Bajo Aragón.

El temporal de nieve que afecta desde el martes a las comarcas del Pirineo de Huesca ha alterado la vida cotidiana de sus habitantes y ha causado numerosas dificultades para llevar a cabo los servicios ordinarios de transporte escolar y de comunicación a través de sus redes viarias.

Las prolongadas precipitaciones de nieve provocaron este martes el cierre de los tres pasos fronterizos con Francia desde Huesca. 

En la mañana de este miércoles se ha visto afectada la N-230 en Candanchú debido a un desprendimiento de tierra motivado por las constantes precipitaciones. El tráfico ha sido desviado por la travesía de Candanchú.

Etiquetas