Despliega el menú
Aragón

Sociedad

La celebración de matrimonios cae un 16% en apenas un lustro

Durante el primer semestre de 2012 se celebraron 2.025 bodas en Aragón, 420 menos que en el mismo período de 2006.

Una pareja en busca del vestido perfecto
La celebración de matrimonios cae un 16% en apenas un lustro
ARCHIVO

Celebrar una boda no resulta especialmente barato, mucho menos en una coyuntura económica como la actual. Comprar los trajes, organizar el banquete, conseguir los arreglos florales deseados y el resto de preparativos suponen un desembolso medio de 12.800 euros en Aragón, según el último estudio de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI).

La imposibilidad de hacer frente a una cantidad tan elevada está empujando a muchas parejas jóvenes a postergar su ansiado enlace. Entre el 1 de enero y el 30 de junio del pasado año se celebraron un total de 2.025 bodas en la Comunidad, un 16,8% menos que en el mismo período de 2007 (último año de bonanza económica) y un 20% menos que en 2006, que marca el techo en lo que a número de bodas se refiere (2.445), según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

El descenso en el volumen de enlaces matrimoniales ha sido continuo a lo largo del período de crisis, a excepción de este último año, en el que se ha experimentado un repunte (en 2011 hubo 1.848 bodas, 177 menos que un año después).

Uno de las principales motivos que está detrás de estra tendencia es la alta tasa de paro y la falta de ingresos, que han reducido el poder adquisitivo de las parejas jóvenes.

El secretario de Medios del Arzobispado de Zaragoza, José Antonio Calvo, confirma esta tendencia, si bien considera que "además de la crisis, observamos otros factores determinantes como la pirámide poblacional, que justifica esta variación".

"Es cierto que se dan casos puntuales de parejas que no se casan porque no disponen de dinero para hacer frente a todo lo que rodea a una boda, aunque considero que la principal razón atiende a la evolución demográfica. También ha habido, a lo largo del último año, casos de anulaciones de bodas por causas laborales, porque uno de los dos tenía que irse a trabajar fuera, por lo que se puede decir que los cambios en el mercado de trabajo también están afectando", indica.

Según los datos facilitados por la diócesis, a lo largo de todo 2010 se celebraron 1.500 bodas canónicas en Zaragoza, 20 más que al año siguiente, una tendencia que se mantuvo en 2012.

La expectativa para 2013 es que se mantenga esta propensión. José Antonio Calvo, quien compagina su cargo en la diócesis zaragozana con el de párroco de la iglesia de San Valero, materializa en cifras esta situación: "A lo largo de 2012 se celebraron 26 bodas en la parroquia, mientras para 2013 apenas hay previstas 12, menos de la mitad".

Etiquetas