Aragón
Suscríbete por 1€

Aragón

Casi 600 jóvenes piden la ayuda para convertirse en agricultores

La crisis provoca una vuelta al campo ante las dificultades en otros sectores. Asaja asegura que las partidas de este año se quedarán cortas.

Imagen de archivo de un huerto ecológico
Aragón pierde un 12% de su superficie de agricultura ecológica
A. CARREÑO

Si hay un sector que está atrayendo el interés de los aragoneses en esta crisis económica, ese es el de la agricultura. El freno en la actividad en otros sectores como el de la construcción, que acaparó buena parte de la mano de obra durante los años de bonanza, ha llevado a miles de jóvenes a buscar un medio de vida en el campo.

En lo que va de año, la Consejería de Agricultura del Gobierno de Aragón ha registrado 588 solicitudes de ayuda para convertirse en agricultores. Se trata de un incentivo económico que proporciona el Ejecutivo regional que ronda los 35.000 euros.

Los requisitos son tener menos de 40 años y no haberse dedicado nunca a esta actividad. Criterios que cumplen miles de jóvenes aragoneses que hoy engordan las listas del paro. De ahí que el ritmo de solicitudes de este año ya duplique al de 2011 por estas fechas.

Además, se exige una formación universitaria o una FP relacionadas con la agricultura o bien, realizar uno de los cursos de incorporación que organizan periódicamente UAGA y ASAJA.

El creciente interés se confirma con los datos del Ministerio de Empleo. De los menos de 8.000 afiliados al mes registrados de media en 2007 se ha llegado a más de 12.000 el año pasado, la mayoría de ellos con edades comprendidas entre los 30 y los 39 años.

A su vez, el ritmo de solicitudes de ayuda para la modernización de las explotaciones agrarias en Aragón es igualmente alto. Hasta ahora se han registrado 1.945, la mayoría en Huesca (938), seguida de Zaragoza (653) y Teruel (354).

Muchas de ellas están dirigidas a la conversión de regadío tradicional en regadíos por aspersor o por goteo. Es el caso de numerosas explotaciones de la zona de Los Monegros, como Grañén o Sariñena, y en Monzón.

De ahí que, como explica Gerardo Torralba, técnico de Asaja en Huesca, “la partida se va a quedar corta”. Según este colectivo, cerca de 600 solicitudes se quedarán sin prestación pese a cumplir con los requisitos, ya que la demanda está siendo mayor de lo previsto. Y eso que el presupuesto se ha incrementado este año hasta alcanzar los 30 millones de euros.

Explotaciones costosas

En cualquier caso, los profesionales ponen en aviso sobre la dificultad de poner en marcha una explotación agrícola partiendo de cero, incluso recibiendo la ayuda del Gobierno aragonés. “Es importante tener un respaldo familiar, o incorporarse a un negocio ya existente”, reconoce Torralba.

Según qué tipo de explotación, los 35.000 son insuficientes por su elevado coste. “Conocemos personas a quienes les han otorgado la ayuda, pero han tenido que renunciar por que el banco no les concedía un crédito” para completar la inversión, asegura.

Etiquetas