Aragón

Recortes

El curso comienza en Aragón con un 40% menos de monitoras de comedor

La reducción de becas de comedor, el aumento de los precios y la crisis han provocado que baje el número de comensales y que, por tanto, de las 800 trabajadoras que solían incorporarse en septiembre, este año solo 500 han sido llamadas.

La 'vuelta al cole' es una realidad desde este lunes. Las clases se han llenado de niños, los profesores han vuelto a su trabajo y los comedores escolares vuelven a servir comida aunque con un 40% menos de personal.

La reducción de becas de comedor, el aumento de los precios y la crisis han provocado que baje el número de comensales, sobre todo ahora que todavía no ha comenzado la jornada partida y que, por tanto, se reduzca el llamamiento de monitoras de comedor. De las 800 personas que solían incorporarse en septiembre, este año solo 500 han comenzado a trabajar, según datos de los sindicatos.

En Aragón existen 1.400 trabajadores de este sector (todo ello mujeres) y aunque los sindicatos esperan que a finales de mes se incremente la partida aseguran que "no va a trabajar el 100%”. Desde CC. OO. recuerdan que hasta octubre no se pueden hacer valoraciones concluyentes porque aun no han comenzado todos pero “a iguales circunstancias que otros años la situación es bastante mala”.

El conjunto de las trabajadoras se distribuye en cinco empresas en la Comunidad, cuya “obligación es reubicar a las empleadas”, afirman en CC.OO. “Lógicamente están en el paro –afirma la portavoz de UGT- pero veremos cuando se les agote y las empresas tengan que reubicarlos, qué pasará”. “No se puede saber cuántos entrarán en octubre, estamos a salto de mata, es imprevisible”, recuerdan desde UGT.

Pérdida de derechos

El ambiente en las aulas está revuelto por la situación de los profesores pero también del resto de trabajadores de los centros escolares. “Estamos preocupadas y un poco cabreadas”, aseguran en CC.OO.: “Además de reducir el personal, han quitado un derecho adquirido por las trabajadoras de este sector que era el poder comer allí de forma gratuita”. “A las ya de por sí malas perspectivas -añaden-, se une esta pérdida de poder adquisitivo para muchas empleadas”.

En Aragón el sector de monitoras de comedor se engloba en el de la enseñanza, algo diferente al resto de España donde pertenecen al de hostelería. Como explican en CC.OO: “En el año 2000 firmamos un convenio que nos ponía en igualdad de condiciones respecto a los profesores y el derecho a la comida, y ahora nos quitan solo a nosotras un derecho que creemos adquirido ya”.

UGT y CC.OO. han interpuesto un recurso en la Administración pública a causa de este último problema y no descartan movilizaciones. “Nuestra vía es el diálogo pero llevamos desde abril pidiendo una reunión con la Consejería de Educación y no recibimos respuesta”, concluyen.

Etiquetas