Despliega el menú
Aragón

Turismo

La ocupación de los cámpines aragoneses cae un 14,22%

La presencia de turistas extranjeros frena el descenso, marcado por la crisis en el turismo de interior.

Campin de San Jorge, en Huesca.
La ocupación de los cámpines aragoneses cae un 14,22% respecto a 2011
J. BLASCO

Pocos sectores se libran de la crisis, y a tenor de los datos de ocupación registrados a lo largo de los últimos cuatro años la hostelería es uno de los más afectados. No solo los hoteles han notado un importante bajón en su ocupación. Durante julio, los cámpines aragoneses registraron un 14,22% menos de clientes que en el mismo mes de 2011.

En total, 68.801 turistas plantaron sus tiendas y ocuparon los bungalows de los 93 campamentos de la Comunidad. La diferencia negativa respecto a julio de 2011 es de 11.409 visitantes. Además, la estancia media se ha visto reducida en más de un día (de 4,62 a 3,41), lo que reduce aún más sus ingresos.

"Tal vez este sea el primer año que notamos el efecto de la crisis. El bajón de turistas ha llegado sin previo aviso", señala José Manuel Ferrero, presidente de la Asociación de Empresarios de Campings de Aragón (AECA). "Julio fue muy flojo, hubo cámpines al 40% ó al 50%, que bajaron la ocupación en un 30% ó 40%", indica.

Aunque todavía sin cifras oficiales, el mes de agosto ha ido "algo mejor" para las zonas de acampada de la Comunidad. Aún así, "las reservas han sido menores que las del año anterior". "Hemos descendido en un 15% en la ocupación de bungalows y en cerca de un 5% en parcelas", añade el máximo representante de AECA.

Punto de apoyo europeo

La presencia de extranjeros en los campamentos aragoneses está ayudando a que la caída de la economía del sector sea más sostenida. "El turista europeo se ha mantenido. Sobre todo llegan de Francia, Holanda, Alemania, Bélgica y algo del Reino Unido", asegura Ferrero, quien encuentra respuesta en la "fuerte promoción" que se lleva haciendo en Europa "durante los últimos 25 años".

"El cliente europeo vive más alejado de la crisis, sin embargo el ocio y el turismo ha dejado de ser una prioridad para el turista español. Por eso los empresarios tenemos que aguantar el tirón y tirar de promociones", comenta. Por ello, a lo largo de este año, los cámpines aragoneses han estado presentes en un total de 30 ferias, un número "importante" pero que ha descendido respecto a otros cursos.

Los empresarios del sector tienen planeado celebrar una reunión el próximo mes en la que analizarán qué medidas podrían llevar a cabo para recuperarse de un verano tan aciago. Ferrero adelanta que "de cara al turismo interior" van a "trazar nuevas propuestas para que el turista español pueda ir de vacaciones".

Ordesa, la estrella

Dentro del gran frente de cámpines dispuestos por todo el pirineo aragonés -donde se concentra la mayoría de puntos de acampada de la Comunidad-, hay algunos valles que destacan por tener una mayor demanda. Ordesa es la estrella en este sentido, seguida de cerca por otros destinos como Benasque, Hecho o el Valle de Tena.

Etiquetas