Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

En Aragón

El precio del carburante dispara los robos en camiones

En 2011 se produjeron 632 casos en toda la Comunidad, en los que se robaron casi 200.000 litros de carburante, sobre todo en vehículos pesados, maquinaria agrícola y almacenes.

Varios camiones, aparcados en la Ciudad del Transporte de Zaragoza.
El alto precio del combustible multiplica las sustracciones en vehículos
M. S.

El alto precio del combustible ha multiplicado el interés de los ladrones por los depósitos de todo tipo de vehículos. El año pasado se produjeron 632 robos de carburante en todo Aragón, en los que se sustrajeron 196.194 litros de este codiciado líquido, según datos de la Guardia Civil. Una situación que preocupa a transportistas, dueños de talleres mecánicos e incluso agricultores, que en más de una ocasión han sufrido hurtos en sus almacenes y en los depósitos de las máquinas.

Esta práctica ilegal afecta especialmente a la provincia de Zaragoza, donde en 2011 se registraron 397 robos en los que se sustrajeron hasta 133.857 litros, mientras que en Huesca se produjeron 180 casos (49.524 litros) y 55 (12.813 litros) en Teruel. Hace solo unos días, la Guardia Civil detuvo a tres personas acusadas de haber robado gasóleo durante dos meses en La Almunia de Doña Godina, donde presuntamente habían sustraído 2.500 litros de combustible valorados en 3.500 euros. En las últimas semanas también se han producido detenciones por este tipo de delitos en varias localidades aragonesas, como Monzón o Calatorao, que demuestran que este tipo de actos no se producen de forma aislada.

“En el sector del transporte siempre se han producido pequeños robos, pero es cierto que las sustracciones de combustible han aumentado en los últimos meses”, asegura Fernando Viñas, secretario de la Federación de Empresas de Transporte de Mercancías de Zaragoza (Fetraz), quien advierte de las consecuencias que tienen estos actos en unos negocios que además atraviesan su propia crisis: “Tal y como está el precio del combustible, estas acciones están dañando mucho al sector. Ahora mismo el gasóleo es el principal gasto de este tipo de empresas, ya que puede suponer hasta un 40% de su presupuesto”.

Por la noche y en polígonos

Los ladrones suelen aprovechar las noches para extraer el combustible de los vehículos con gomas, mangueras o incluso bombas eléctricas. “Este tipo de casos se suele dar más en zonas rurales, pero se llegan a producir incluso en polígonos industriales con vigilancia”, apunta Viñas. Otro de los puntos en los que los transportistas deben tener especial cuidado es en las áreas de servicio de carreteras, autovías o autopistas, donde los ladrones de carburante aprovechan los descansos de los conductores para dejar los depósitos vacíos.

Un camión puede llevar más de 1.000 litros de gasóleo, por lo que al precio que está el carburante las pérdidas que sufren los camioneros pueden superar los 1.500 euros”, indica Ramón Ruiz, dueño de un taller de reparación de vehículos industriales en la localidad zaragozana de Alfajarín, que en los últimos meses ha visto cómo muchos de sus clientes sufrían robos de combustible.

Pero la situación es especialmente grave para los pequeños empresarios del transporte o los agricultores, que en muchas ocasiones se encuentran con dificultades para proteger sus depósitos de estos ladrones. “Las grandes empresas suelen tener sus propias instalaciones para aparcar los vehículos, pero el problema es mayor para los dueños de negocios pequeños, para los que es complicado encontrar lugares seguros, cerrados y con vigilancia para mantenerlos a salvo”, relata el secretario de Fetraz.

Los turismos, menos afectados

Los turismos no atraen tanto a este tipo de delincuentes, ya que sus depósitos son mucho más pequeños y ofrecen más resistencia a las sustracciones. “Los robos de combustible en camiones están siendo exagerados. En los turismos modernos no ocurre tanto, ya que llevan un sistema para que no se salga la gasolina en caso de accidente que dificulta su extracción”, asegura Fernando Antoñanzas, presidente de la Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos de Zaragoza (Atarvez).

Etiquetas