Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Aplicar medidas de prevención para no llegar a enfermar

La imagen cardiovascular ha supuesto toda una revolución y ha derivado en técnicas mucho más rápidas y efectivas que, por ejemplo, han sustituido el antiguo cateterismo por un escáner.

 Aragón es una de las comunidades más punteras en este área y cuenta con una red de investigadores en biomedicina que incluye expertos a nivel mundial.

Buena prueba de ello es el equipo multidisciplinar que trabaja en la investigación en cardiología y que afecta a muchas disciplinas, tal y como se deduce de las declaraciones de José Antonio Casasnovas, profesor titular de Cardiología en la Universidad de Zaragoza y director del Programa de Investigación de Cardiología del Instituto de Ciencias de la Salud del Gobierno de Aragón.

Así, Casasnovas refiere que, por ejemplo, en nanotecnología, rama científica que también se aplica a la medicina, Aragón mantiene una posición privilegiada en el panorama internacional. También en estudios de genética de las enfermedades raras, muy relacionadas en ocasiones con el sistema cardiovascular. Sin olvidar que la investigación aragonesa despunta en trastornos metabólicos y nutricionales, siendo responsable del microchip de detección de alteraciones del colesterol, por ejemplo, y en el análisis de las enfermedades hematológicas.

Avances espectaculares

La investigación cardiovascular se basa en aplicar medidas de prevención que, como certifica Casasnovas, constituyen lo más rentable en medicina porque evitan el coste de una enfermedad.

Fruto de esta labor surgen equipamientos diagnósticos y terapeúticos muy eficaces, en los que también han participado profesionales de la ingeniería y la informática, que le otorgan al carácter multidisciplinar un sentido todavía más amplio, si cabe.

La imagen cardiovascular ha supuesto toda una revolución y ha derivado en técnicas mucho más rápidas y efectivas que, por ejemplo, han sustituido el antiguo cateterismo por un escáner. Casasnovas apunta en este sentido que el análisis del daño miocárdico era una prueba que antes solo se realizaba en ciertos hospitales y que ahora se ha simplificado, gracias a la tecnología, y se ha extendido a los centros sanitarios. En la actualidad, según cuenta el experto, se está trabajando en técnicas de ultrasonido de gran precisión que permiten ver cómo está la pared arterial.

En materia de trasplantes, práctica que, por cierto, se lleva realizando en Aragón doce años, los avances también han sido notables con tratamientos más seguros, cómodos y eficaces. Lo último en lo que se está trabajando es en regenerar el corazón con células de similares características génicas.

Y todo esto sin olvidar que lo principal, a pesar de todos los avances, es la prevención personal.

Ver portada de Semana del Corazón

Etiquetas