Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Estafas en Aragón

Un timo ofrece 2.000 euros en nombre de Telefónica

La multinacional española advierte que se trata de un fraude que lleva al usuario a llamar a un número de tarificación adicional donde se le cobra.

Estafas telefónicas
Estafas telefónicas
GUILLERMO C.

El ingenio delictivo se ve fortalecido en tiempos de crisis por el potencial tecnológico que adquieren numerosas estafas tanto telefónicas como a través de la red. Así, los usuarios, colectivos de consumidores y la Policía Nacional descubren nuevos formatos de fraude y engaño.

En Aragón, una de las estafas telefónicas que han aparecido en las últimas semanas se encubre bajo el nombre de la multinacional de servicios de telecomunicaciones Telefónica. Según los usuarios que recibieron estas llamadas, un operador se presenta en nombre de la compañía y explica que “han estado depurando ficheros y que éramos beneficiarios de 2.000 euros”, relata uno de los usuarios que, sin embargo, no cayó en el engaño.

Este fraude corresponde, según Telefónica, a los llamados engaños por tarificación adicional. “Cuando te dicen que has ganado 2.000 euros te hacen llamar a un número de teléfono por el que te cobran”, explican fuentes de la compañía. Es entonces cuando la “empresa encubierta” recauda dinero después de que el usuario llame a uno de estos números de tarificación adicional.

Sin embargo, la compañía telefónica también advierte de que su servicio jurídico tiene constancia de otras argucias en este caso para recopilar datos. “En ocasiones las que empresas y particulares quieren acceder a datos a través de particulares”, advierten desde Telefónica. En este caso, la llamada se produce en nombre de la multinacional para conseguir sonsacar datos domiciliarios, perfiles sociales o, incluso, referencias bancarias.

Para evitarlo, Telefónica recuerda que ningún usuario debe divulgar esos datos porque las empresas teleoperadoras ya disponen de los mismos.

La Unión de Consumidores advierte de la tarificación adicional

La necesidad económica y de empleo acuciada por la crisis económica ha provocado que los estafadores se aprovechen de la situación límite de muchos trabajadores y familias. En este clima, la Unión de Consumidores de Aragón (UCA) ha denunciado la existencia de “empresas” que se anunciaban ofreciendo diversos puestos de trabajo. “Las personas llamaban a esos teléfonos y de allí les remitían a un número de tarificación adicional”, reveló Nieves Pérez, gerente de la UCA.

Este colectivo lamentó la existencia de este tipo de fraudes en un momento en el que la gente es más sensible respecto al tema laboral y económico. “Estos casos son los más llamativos porque la gente llamaba deseando encontrar un trabajo y al final pagaban por esa oferta”, explicó Pérez, quien agregó que este 'modus operandi' también se aplica en las llamadas que ofrecen premios y sorteos.

Una vez que se ha sufrido el engaño, el mejor consejo es denunciarlo. “Se debe acudir ante la Secretaría de Estado de Comunicaciones para que sea investigado y sancionado”, aseguró la gerente de la UCA.

Además Pérez advirtió que estas situaciones acarrean un grave riesgo sobre todo para un perfil muy concreto de la población, las personas mayores. “Estos delitos suponen una agresión al entorno familiar, sobre todo en personas mayores que no tienen cómo defenderse y que se sienten dependientes”, explicó Pérez, quien agregó que estas estafas “se dan en mayor medida en el entorno rural”.

Estafas bancarias y las falsas ventas

El departamento de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional en Aragón se enfrenta a los casos donde los desfalcos llegan a través de la red. En esta sección, los agentes han localizado dos focos principales por los que llega la estafa: el robo de datos bancarios y la venta engañosa.

Las estafas bancarias o 'phising' son aquellos engaños en los que los timadores acceden a los datos bancarios de un usuario a través de internet. “Llegan hasta las cuentas por medio de ingeniería social o a través de un virus que consigue captar las claves”, informó el Inspector Jefe de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional en Aragón.

Una vez en posesión de esos datos, los estafadores realizan, sin conocimiento ni consentimiento del usuario, una trasferencia de dinero a una cuenta intermediaria. “Los timadores envían un correo electrónico ofreciendo, a una persona ajena a la organización, la posibilidad de ganar un dinero por recibir una transferencia y enviar parte a otro destino”, explicó el inspector. Esta persona intermediaria, a pesar de no tener conocimiento de la red criminal, está formando parte del delito y por lo tanto “se le juzgaría por estafa y blanqueo de capitales”, especificó. En este sentido, los estafadores utilizan a estos intermediarios para que sea más difícil rastrear el dinero y porque este va a parar a países “donde la investigación es más opaca”, indicó el Inspector.

Otro de los engaños más comunes en la red se produce por medio de la venta de cualquier tipo de artículo. En estos casos, el procedimiento no requiere de un apoyo o conocimiento tecnológico tan potente como los anteriores ya que se basa en la compra venta por medio de portales en internet.

“Te ofrecen un producto por un precio que es muy llamativo en lo económico y tras haber abonado el dinero por transferencia, ingreso o cualquier pago por Internet, ese producto nunca llega”, advirtió el Inspector. En estos casos, el usuario al intentar ponerse en contacto con el vendedor vía telefónica o por correo electrónico nunca lo consigue: “Es entonces cuando se dan cuenta de que les han estafado”.

Por ello, para evitar todas estas situaciones, el inspector Jefe de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional en Aragón aconsejó tener sentido común porque “nadie da duros a cuatro pesetas”. Además, advirtió el papel que está jugando la crisis económica, ya que en 2010 “se notó un repunte espectacular en estos delitos” y ahora parece que este índice vuelve a subir.

Etiquetas