Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La moción no ha salido adelante

PP y PAR rompen la disciplina de voto en el Senado en una moción en contra del trasvase

Cinco senadores del Partido Popular de Aragón se han abstenido y otros tres del PAR han votado a favor de una moción contra los trasvases.

Cinco senadores del Partido Popular de Aragón han roto la disciplina de partido en el pleno del Senado y se han abstenido, así como otros tres del PAR (adscrito al Grupo Popular), que han votado a favor de una moción consecuencia de interpelación del Grupo Parlamentario Entesa pel Progrés de Catalunya por la que instaba al Gobierno a excluir cualquier previsión de nuevas transferencias de recursos entre cuencas hidrográficas.

El resto del Grupo Popular ha votado en contra de la iniciativa mientras que PSOE, CiU, CC y PNV se han abstenido, por lo que que la propuesta no ha prosperado. Fuentes de los populares en la Cámara Alta han informado a Europa Press de que los ocho senadores serán sancionados por esta cción.

Se trata de los senadores 'populares' Ricardo Canals Lizano, Antonio Ignacio Romero Santolaria, Miguel Ángel Pintado Barbanó, Carmen Azuara Navarro y Octavio Adolfo López Rodríguez, así como los tres senadores del Partido Aragonés (PAR) María Jesús Ascensión Burró Ferrer, José María Fuster Muniesa y Rosario Isabel Santos Fernández

En todo caso, el Senado ha rechazado la moción por 145 votos en contra --141 del PP--; 12 votos a favor, entre los que se encuentran los de los tres senadores del PAR; y 82 abstenciones.

La moción, que ha sido presentada por el senador por Tarragona y portavoz adjunto de la Entesa, Joan Sabaté, pedía al Senado que inste al Gobierno a considerar la política del agua una política de Estado con el máximo consenso político y territorial; fundamentar el nuevo Plan Hidrológico Nacional en la gestión de la demanda e impulsar el ahorro y la reutilización así como limitar el consumo a los recursos disponibles en cada cuenca hidrográfica; y excluir de la futura planificación cualquier previsión de nuevas transferencias de recursos entre cuencas hidrográficas.

Igualmente, solicitaba al Gobierno que complete el plan de construcción de desaladoras iniciado por el anterior Ejecutivo, como previsión ante situaciones de necesidad y garantice que tanto los planes de cuenca como el nuevo Plan Hidrológico Nacional se ajustarán a la directiva en materia de agua del Parlamento Europeo y del Consejo.

"Los trasvases no son viables económicamente mucho menos en la situación en que nos encontramos. En plena crisis económica, apostar por obras faraónicas de elevadísimos costes no responde a los criterios de eficacia y eficiencia en la gestión pública, e incluso desde el punto de vista ecológico, responde a políticas caducas que ha llevado a autenticas barbaridades", ha apuntado.

Concretamente, ha recordado que el río Ebro "no tiene agua suficiente y los caudales son decrecientes" y que también "peligra" el delta del Ebro, que ha calificado como "uno de los entornos más importantes del mediterráneo".

Sabaté ha lamentado que el PP haya votado en contra y que CiU se haya abstenido lo que, a su juicio, "demuestra que la derecha sigue pensando en volver al consenso de 2001 que dio lugar al Plan Hidrológico Nacional". También ha subrayado que CiU se niega a excluir todos los trasvases "porque están pensando en el trasvase del Ródano, a pesar de que los informes determinan que no es viable".

Además, ha indicado que la abstención del grupo socialista "no responde a que estén a favor de los trasvases" porque, según ha precisado, los socialistas comparten la política que fija la Directiva marco de la UE en materia de aguas. "Esta política establece que la gestión del agua se debe hacer desde la proximidad, desde la propia cuenca hidrográfica, una directiva que, por tanto, excluye la previsión de transferencias entre cuencas", ha subrayado.

Etiquetas