Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Presupuestos Generales del Estado

Al Gobierno de Aragón no le gusta la amnistía fiscal

No obstante, Bermúdez de astro señala que "es un cortafuego para momentos dramáticos".

Bermúdez de Castro durante su comparecencia en las Cortes
Nombran 8 nuevos altos cargos y proponen a los directores de IAF, ANECA e INAEM
OLIVER DUCH

El consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno de Aragón, Roberto Bermúdez de Castro, ha asegurado que "no me gusta" la amnistía fiscal y el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también ha dicho que "no le gusta", pero "son medidas de cortafuego para un momento dramático" que "entiendo que son necesarias para intentar recaudar algo más".

En rueda de prensa, Bermúdez de Castro ha reflexionado que esta medida "no nos gusta a nadie, pero imagino que tampoco le gustaría al Partido Socialista cuando la hizo Boyer o Solchaga", ha dicho, en referencia a los ministros de los gobiernos socialistas Miguel Boyer y Carlos Solchaga "o cuando la propuso" el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero "hace dos años".

"Son medidas dramáticas en un momento dramático", ha incidido el consejero de Presidencia, mientras que el consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, José Luis Saz, ha precisado que "no es una amnistía fiscal", sino una "regularización".

Ha apuntado, asimismo, que "no es la primera vez que se hace en España", sino que ya se ha realizado "tres veces", en 1979, con la implantación del nuevo sistema fiscal, y en 1984 y 1991 con gobiernos socialistas.Incentivar el regreso de capitales

Según ha argumentado, después de que "los controles fiscales no hayan funcionado" y se haya producido "una evasión de capitales en los últimos tres años", la "única forma de incentivar que esos capitales regresen a España es hacerlos tributar al diez por ciento, con lo que Estado recauda 2.500 millones de euros más o menos" y así "entran en el circuito económico miles de millones que, a partir de ese momento, generan economía".

Saz ha agregado que si esos capitales ingresaran libremente en España tendrían que pagar "más del cien por cien" y así "nadie lo trae", mientras que con la medida anunciada por el Gobierno de España se trata de "intentar que vuelvan y que paguen impuestos".

Respecto a que se les haga tributar el 10%, Saz ha indicado que "cuando salieron pagaron cero", para recordar que esta medida tiene como fecha máxima de aplicación el 30 de noviembre y "como compensación habrá un endurecimiento de la vigilancia fiscal".

Finalmente, ha precisado que medidas similares se han tomado en Italia en 2009 y 2010, en Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania.

Etiquetas