Aragón
Suscríbete

INTERÉS TURÍSTICO EN ARAGÓN

Novallas disfruta de su tradicional encierro andado

Hasta el domingo la localidad disfrutará de sus fiestas patronales en honor de la Cruz que incluyen eventos como el encierro andado.

Las vaquillas se soltaron ayer por el monte de Novallas.
Novallas disfruta de su tradicional encierro andado
NORA BERMEJO

Los aficionados taurinos de la comarca de Tarazona y el Moncayo tenían ayer una cita destacada en el calendario porque se celebraba el encierro andando de Novallas. Una fiesta declarada de Interés Turístico en Aragón desde el año 2000 y que todos los años se celebra el 15 de septiembre.

Esta localidad disfruta de sus fiestas patronales en honor de la Cruz hasta el domingo. En la jornada de ayer fueron muchos los que se acercaron a primera hora de la mañana a los caminos del municipio para contemplar el ganado bravo, protagonista de la cita. En total, una docena de reses entre vacas, novillos y mansos de la ganadería de Los Chatos (Teruel), que completaron el recorrido sin incidentes destacados, ya que están habituadas a la trashumancia. "Hace días que vino el ganadero a revisar el terreno y en los campos donde había maíz, por ejemplo, se han vallado para que no entren los animales", explicó Begoña Úcar, teniente de alcalde de Novallas.

Hubo varios incidentes, uno de ellos se produjo cuando una de las vacas se escapó al inicio del encierro, aunque fue capturada de forma inmediata. El segundo afectó a un hombre que resultó herido leve cuando la manada hizo su aparición en el casco urbano. "Lo han tenido muy controlado en todo momento así que se puede decir que el encierro ha transcurrido con normalidad", aseguró Úcar.

Desde el siglo XVIII

El origen de esta fiesta apareció en el siglo XVIII, cuando miembros de la comisión de festejos de Novallas tenían que ir a localidades limítrofes a buscar el ganado con el que celebrar los encierros. Los animales eran llevados a pie, cruzando caminos y varios municipios. Con el tiempo, los camiones llegaron y se ocuparon del transporte de las vacas, aunque para mantener la tradición, las vaquillas eran soltadas fuera del casco urbano y así éstas entraban a modo de encierro, tal y como ocurrió ayer.

Antiguamente ya éste era un espectáculo muy consolidado, al que siempre han asistido un importante número de personas y en la actualidad es un acto que sigue conquistando, aunque es cierto que en esta ocasión y al ser una actividad que se ha desarrollado entre semna, se ha notado una menor afluencia. "El año que viene toca en sábado, así que ya será todo más complicado", adelantó la teniente de alcalde.

Etiquetas