Aragón
Suscríbete

Zaragoza

La Pierna celebra los 25 años de su familia peñera

La agrupación, afincada en el barrio de San José, cuenta con 20 miembros que organizan actividades como la 'water music' de hoy.

De izquierda a derecha, López, Ríos, De Diós, Capdevila y Clemente 'El perchas' con la pierna.
La Pierna celebra los 25 años de su familia peñera
OLIVER DUCH

Los miembros de la peña La Pierna pertenecen a una especie en peligro de extinción. Por su manera de vivir la fiesta, que algunos abanderan como una forma de vida, y porque esta agrupación del barrio de San José ha conseguido, a lo largo de sus 25 años de historia, conservar intacto el espíritu de 'peña de pueblo'. Aunque eso les deje al margen de la tónica general de las peñas de Zaragoza, muchas convertidas en agrupaciones multitudinarias pensadas para las fiestas del Pilar, sus veinte componentes se sienten orgullosos de tener una "segunda familia" entre sus compañeros de peña.

Lo explica su presidente, Víctor Capdevila. "Aquí no entra cualquiera, te tiene que avalar otro socio, y las cuotas son más caras que en otros sitios, para poder pagar el local". Por lo demás, todo son ventajas: "Aquí celebramos fiestas de cumpleaños y familiares, y nos reunimos con los demás 'peñeros'", explica, usando un término que implica que son algo más que "pagadores de cuota".

Es algo que valoran las nuevas incorporaciones. "Son una cuadrilla de buenos amigos, eso es lo que me animó a juntarme con estos sinvergüenzas", bromea Bienvenido Herrero. Él y Ricardo Ríos, el más joven de la peña, se incorporaron el pasado mes de noviembre y todavía esperan su "bautizo", probablemente para el Pilar. Porque todos en este local tienen su mote: 'el perchas', 'pantera rosa', 'el operado', 'bigfoot' '... algunos lo lucen incluso bordado en su 'guarrera', blanca igual que todo su uniforme, que completan con el pañuelo morado y el emblema de la peña: la pierna.

"El primer año, cuando éramos 30 o 40, íbamos por la calle y nos encontramos una pierna de maniquí. Así llegó el nombre", explica José Luis Clemente, uno de los más veteranos. La extremidad de plástico preside su local, y llegó a estar "firmada por Labordeta", aseguran, aunque ahora no sea visible.

La peña, explica otro de los fundadores, Bernardo de Dios, nació de las "inquietudes de la juventud" que se reunía en las parroquias del barrio. "Era el año 86 e íbamos en manada", relata. Además de la peña, se puso en marcha un campamento y un club de montaña todavía activo.

De aquellos tiempos, 'el perchas' y 'pantera rosa' recuerdan con nostalgia las gamberradas propias y ajenas, los disfraces, los petardos y las fallas que plantaban en los patios de los colegios del barrio. "Eran otros tiempos", aseguran. "Ahora es más complicado, se ha dejado de hacer la fiesta en la calle, pero se trata de echarle imaginación, hacer que la gente se mueva, contar con ellos para organizar la fiesta", opina José Luis López, 'koala'.

Fieles a su espíritu, en las presente fiestas populares de San José han querido llevar la celebración de su 25 aniversario a las calles. Lo hicieron ayer con una batucada que recorrió el barrio. Y hoy, frente a la puerta de su local en la calle Argentina plantarán dos piscinas plegables que llenarán de hinchables y juguetes para celebrar la 'water music' que desde hace tres años es ya una cita obligada en el programa.

Además, para conmemorar este cumpleaños, los 'peñeros' y 'ex peñeros' de esta agrupación celebrarán en los próximos meses una cena de hermandad. Si se cruzan con ellos, felicítenlos por haber mantenido vivo durante 25 años el espíritu de la fiesta.

Etiquetas