Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

FESTEJOS en TARAZONA

Baile y claveles para ensalzar a las turiasonenses

La peña El Desbarajuste reparte más de 700 flores a las mujeres de Tarazona mientras los niños aprenden en los talleres artísticos.

Los pequeños pasaron la jornada manos a la obra.
Baile y claveles para ensalzar a las turiasonenses
NORA BERMEJO

Las mujeres, peñistas o no, recibieron ayer el ya tradicional homenaje de la peña El Desbarajuste, que les obsequió con flores en el denominado baile del clavel. Esta peña es la más antigua de la ciudad. Fue fundada en el año 1946 por una cuadrilla de amigos, y ahora son sus hijos, e incluso nietos, los que continúan fieles a la peña.

El baile del clavel es una de las actividades que más identifica al Desbarajuste. "Surgió hace unos veinte años, para ensalzar a la mujer peñista porque no acudía a tantos actos festivos como los hombres, quizás porque antiguamente se quedaban más en casa para realizar las tareas del día a día. Por eso este baile es un homenaje a la mujer", recordó José Ramón Sancho, de la junta directiva de la peña.

La tradición se mantiene intacta desde entonces, con pocas variaciones: la charanga toca diferentes piezas de música y se regalan claveles a las damas, en alusión al chaleco de flores que identifica a la Desbarajuste desde sus inicios. Ayer se repartieron setecientos de color blanco, rojo y rosa.

Además, se realiza un sorteo entre las mujeres peñistas. Antiguamente se regalaba un clavel de plata, pero ahora el detalle ha evolucionado hasta un broche, también con la forma de esta flor. Ayer la afortunada ganadora del sorteo fue María del Carmen Cobos, aunque no le dieron el regalo en ese mismo momento ya que el peñista que guardaba el broche se lo había olvidado en casa. "Si es que esto es un 'desbarajuste'", comentaban divertidos algunos turiasonenses de la peña, haciendo un juego de palabras con el nombre de su agrupación.

Casi al mismo tiempo, se desarrollaban en la explanada de la Virgen del Río unos talleres creativos para niños organizados desde el Espacio Municipal de Ocio del Ayuntamiento.

Los pequeños pudieron pintarse caras y uñas en un taller de fantasía, personalizar camisetas con su nombre o sus propios dibujos, hacer pulseras, o transformar envases de plástico en coloridos muñecos.

Hoy es el último día de las fiestas, una jornada dedicada a las peñas y cuyo acto central será una gran comida de hermandad en el parque de Pradiel.

Etiquetas