Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LA PENÚLTIMA

Cócteles de cine

Juntos, agitados, pero no revueltos, así de bien combinan cócteles y bebidas espirituosas con el cine. Desde el 'Dry Martini' que degusta James Bond hasta el 'ruso blanco' de ?El Gran Lebowski?, o el 'champagne cocktail', de la película 'Casablanca'.

Sean Connery, sirviéndose una copa
«Agitado, no revuelto»

El cine es un poderoso instrumento publicitario, algo que no pasa desapercibido para las grandes compañías de bebidas alcohólicas. Desde los inicios del cine, los espectadores han querido imitar la forma de vestir de los actores protagonistas, averiguar qué marca de cigarrillos fumaban o probar los cócteles que sirven a los personajes.

El mundo de la coctelería siempre ha tenido una especial relación con el cine y sus protagonistas. La mezcla más famosa es, probablemente, el 'Dry Martini' que acostumbra a beber el personaje de James Bond. Eso sí, agitado, no revuelto. Esta bebida, en las primeras películas de la serie, no se preparaba con ginebra (su ingrediente principal), ya que una conocida marca de vodka que patrocinaba la película quiso que apareciera su etiqueta en la gran pantalla.

Años después, el personaje de Bond llegó a alternar el 'Dry Martini' con el whisky en la cinta ‘El mañana nunca muere', apadrinada por una conocida destilería escocesa.

Con la frase: «Nunca bebo con los clientes», Rick Blaine (Humphrey Bogart),  se reservaba para compartir 'champagne cocktail' con Ilsa Lund (Ingrid Bergman) en el filme 'Casablanca' (1942)

En la película de Alfred Hitchcock 'Con la muerte en los talones' (1959), el personaje de Cary Grant es secuestrado y obligado a cambiar su copa por una botella de bourbon en una de las primeras secuencias del filme.

Una bolsa de agua caliente sirve para preparar unos 'Manhattan' en la película de Billy Wilder  'Con faldas y a lo loco', (1959), con Marylin Monroe, Tony Curtis y Jack Lemmon como protagonistas.

El burbujeante champán es una bebida omnipresente en 'Desayuno con diamantes' (1961). Su protagonista, Audrey Hepburn, asegura que «nunca había tomado champán antes del desayuno»

En la repisa de las bebidas espirituosas, el whisky ocupa un lugar especial, como en la cinta británica 'Whisky a gogó' (1949) de Alexander Mackendrick. También en 'El buscavidas' (1961), Paul Newman se decanta por este licor, escogiendo la marca JTS Brown. 'Leaving Las Vegas' (1995), con Nicholas Cage, tenía como trasfondo este tipo de alcohol. Y en 'Lost in traslation' (2003), era el motivo por el que Bill Murray viajaba a Japón para grabar un anuncio publicitario de esta bebida.

Uno de los cócteles más tropicales aparece en 'El Padrino II' (1974), donde Al Pacino acompaña a su hermano (John Cazale) mientras le explica cómo pedir un banana daiquiri.

Más alcohol

Una curiosa mezcla de coctelería, malabarismo y poesía barata se concentra en la película 'Cocktail' (1988), con Tom Cruise como protagonista, combinando el arte del 'barman' con los malabares con botellas. Y fue un taquillazo.

El tequila, también ha tenido apariciones estelares, desde títulos de filmes como 'Tequila Sunrise' (1988) hasta la curiosa forma de degustarlo en 'Abierto hasta el amanecer' (1996)

La secuencia de la absenta en 'Drácula', de Francis Ford Coppola, parece un spot publicitario dentro de la cinta, aunque no es un cóctel en sí, sino una bebida de sabor anisado.

'El Gran Lebowski' (1998), delirante trabajo de los hermanos Cohen, presenta a un Jeff Bridges desaliñado que se pirra por el 'ruso blanco', una mezcla a base de vodka, licor de café (Kahlúa) y nata líquida .

Otra película donde aparecen todo tipo de mezclas, con bar y macizas en el mismo plano fue 'Bar Coyote' (2000). Y, como no todo es alcohol, también hay que destacar el 'resucitamuertos' que McFly (Michael J. Fox) le da a Doc (Christopher Lloyd) en 'Regreso al futuro 3', filme ambientado en el lejano Oeste, donde también se bebe zarzaparrilla. Otra consumición 'light' es el frapuccino de moka y naranja que Ben Stiller disfruta junto a sus amigos en 'Zoolander' (2001). Incluso existe un cóctel sin alcohol bautizado con el nombre de la actriz estadounidense Shirley Temple

Robert De Niro compartía protagonismo en 'Los padres de ella' junto Ben Stiller. En la película, presumía de saber preparar unos fantásticos Tom Collins, un combinado compuesto de ginebra, zumo de limón, azúcar, soda y hielo.

En series de televisión, uno de los bebedizos más famoso es el 'flameado de Moe', que aparece en 'Los Simpsons', una receta secreta que según Moe, su inventor: «Es como si celebrase una fiesta en mi boca y todo el mundo estuviese invitado». Aunque el 'Cosmopolitan' de 'Sexo en Nueva York'  le gana de lejos en glamur.

'Buñuelón'

Dentro y fuera del cine, la afición por los cócteles también ha estado presente. Luis Buñuel era un experto preparando 'Dry Martini', aunque su especialidad era el 'Buñuelón' . El director aragonés desconfiaba de la gente que no bebía.

Una versión más bizarra y menos exclusiva de estas mezclas son la famosa sangría y los cubalibres que comienzan a aparecer en las películas españolas de los 70, con actores como Alfredo Landa, Fernando Esteso o José Luis López Vázquez. Todo por impresionar a las suecas.

Los cubatas que Santiago Segura apura en 'Torrente, el brazo tonto de la ley' muestran la faceta menos glamurosa, más revuelta que agitada en la coctelera cinematográfica. Existen muchos otros combinados cinematográficos, tantos como para tomar una segunda ronda. A su salud.

Etiquetas