Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

Naturaleza junto a Zaragoza

El Burgo de Ebro se encuentra sobre una terraza fluvial del río Ebro a 189 m de altitud. Es una localidad agrícola que ha visto cómo, en las últimas décadas, ha crecido y se ha transformado por completo de la mano del sector industrial.

El Ebro nos acompaña gran parte del recorrido.
Naturaleza junto a Zaragoza
PRAMES

El Burgo de Ebro se encuentra sobre una terraza fluvial del río Ebro a 189 m de altitud. Es una localidad agrícola que ha visto cómo, en las últimas décadas, ha crecido y se ha transformado por completo de la mano del sector industrial. Su paulatino crecimiento demográfico también está vinculado a la proximidad de la capital aragonesa. Próxima al pueblo se encuentran las interesantes ermitas de San Jorge y de Zaragoza la Vieja, con buenas panorámicas del valle. Viniendo de Zaragoza, el recorrido comienza en la primera calle de El Burgo, a la izquierda (Camino del Mojón y luego calle de las Torrecicas).

Una pista agrícola (antigua cabañera) bordea bajo un talud o terraza rematada por una característica alineación de cipreses, auténtica barrera cortavientos para los cultivos. Es la finca de la torre de Santa Ana. En 30 min se alcanza el cauce del Ebro, en la orilla cóncava de un vistoso meandro. En la otra orilla se puede observar la vegetación exuberante del soto del Rincón Falso. A los pocos metros aparece la señalización informativa sobre la Reserva Natural de los Galachos de La Alfranca de Pastriz, La Cartuja y El Burgo de Ebro, declarada en 1991 para conservar el valioso patrimonio natural ligado a la dinámica fluvial (meandros divagantes) del río Ebro sobre la llanura aluvial. Se debe abandonar la pista principal y tomar una secundaria a la derecha, que desciende a la vista del galacho (antiguo meandro abandonado). Un precioso camino recorre la mota que se sitúa entre el cauce actual del río y el galacho de El Burgo.

La pista se adentra en el soto de Nis, con una variada vegetación ripícola (álamos, chopos, fresnos, sauces y tamarices). En terreno más despejado surge una bifurcación: tomar a la izquierda y atravesar entre cultivos y una chopera de repoblación hasta desembocar en los desmontes de la autovía A-68. Una vez superado el talud, volver hacia El Burgo por una vía de servicio que, rápidamente, se transforma en pista de tierra. Nuevamente nos encontramos en el galacho de El Burgo, pero ahora el camino discurre en forma de balcón sobre el humedal, con vistas inmejorables sobre los carrizales y la lámina de agua. Una vez llegados a la pista que rodea la torre de Santa Ana (1 hora 30 min desde el comienzo), podemos retornar a El Burgo siguiendo nuestros pasos o, mejor, tomar la pista que, a la izquierda, recorre la orilla del río Ebro. Las panorámicas son excelentes sobre la margen izquierda (orilla de La Alfranca).

El itinerario alcanza sin pérdida una laguna muy visitada por los pescadores y, a continuación, una planta de extracción de áridos. Siguiendo por la pista de la orilla del Ebro, se observa una mejana o isla completamente cubierta de vegetación ribereña. Salir del camino, por una pista a la derecha, cuando se tenga a la vista la plaza de toros de El Burgo. Junto al Centro Social, desembocar en las cuidadas calles Mayor o de la Iglesia de El Burgo de Ebro, donde terminaremos nuestro paseo de hoy.

Etiquetas