Aragón
Suscríbete

PASEOS VERANIEGOS

Arquitectura y naturaleza

Heraldo te propone varias excursiones por la geografía aragonesa. ¿Te apuntas?

La Iglesia parroquial de San Martín, en Sercué.
Arquitectura y naturaleza
PRAMES

Empezamos este paseo en el puente carretero de Nerín (1.080 m). Próximo a él, a 50 metros y en dirección este, nace una pista de tierra de uso restringido para vehículos. Nos adentramos por ella, ya que nos conduce al pueblo de Sercué. Es una vía que en su primer tramo llanea, atravesando un arroyo y más adelante el barranco Ballatar. Después, entre robles, algunos pinos y bojes, ganamos suavemente desnivel. A la derecha llevamos el río Aso, que nace en Fanlo y confluye en el Bellós, cerca del molino de Aso. La inclinación aumenta progresivamente en una zona donde abundan los erizones. En la cota 1.160 metros, después de 20 minutos de marcha, enlaza con el sendero proveniente de Nerín. Continuamos por la pista durante 2 minutos, para tomar de nuevo el sendero a la izquierda. De esta manera arribamos al despoblado de Sercué, que está custodiado al nordeste por su parroquial de San Martín (1.220 metros). Subimos hasta esta construcción románica del siglo XI, desde donde se tiene una hermosa panorámica. Por el norte, la punta Respena, al este los Sestrales, al sur el pico Nabaín y al oeste la sierra Bolave.

Realizado el consiguiente descanso, proseguimos hacia el este la marcha, avanzando por un terreno casi llano y por una senda que nos lleva al mirador del Portiello (1.205 m), en plena cresta meridional del pico Mondoto. En este lugar gozamos de una impresionante perspectiva sobre el tramo superior de la garganta del río Bellós. Una opción que aconsejamos para otra ocasión, y que requiere la combinación de dos vehículos, es bajar al cañón de Añisclo y llegar hasta la ermita de San Úrbez.

Regresamos, pasando por unas vetustas carrascas, al caserío de Sercué (1.180 m), del que se conservan tres casas en pie. Salimos de él por una senda que pronto se fusiona con la pista de acceso al pueblo, anteriormente transitada. En dirección noroeste caminamos y en la cota 1.160 metros la abandonamos para seguir por un magnífico camino de herradura que arranca a la derecha. Superada una suave colina, atravesamos una zona entre enormes bojes y que a buen seguro han servido de materia prima a la artesanía tradicional de trabajo en boj existente en esta zona. A 1.165 m de altitud cruzamos el barranco Ballatar por un hermoso puente de factura popular. Tras una subida pronunciada pasamos por un lugar pedregoso y así llegar a la pista que enlaza con Nerín (1.280 m).

De esta localidad destacamos su iglesia parroquial de San Andrés, la también románica ermita de Santa María y una arquitectura tradicional aceptablemente conservada. Pasamos por la plaza, para salir por la Calle Baja por un camino de herradura que desciende a la carretera de acceso a Nerín. Desde este punto debemos seguir por asfalto durante 1 km, viendo bellas panorámicas de los Sestrales y Peña Montañesa. Transcurrida esta distancia enlazamos con la carretera que, proveniente de Fanlo, lleva a Buerba/Buarba. La seguimos en dirección este 0,7 km y así alcanzamos nuestro conocido puente de Nerín (1.080 m) sobre el río Aso.

Etiquetas