Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LEJOS DE CASA

El gusto y el color del Perú no sabe de kilómetros

Los residentes peruanos en la capital aragonesa celebraron sus fiestas patrias lejos de casa pero rodeados de familiares y compatriotas.

Un grupo de peruanosm, San Juan de los Panetes.
El gusto y el color del Perú no sabe de kilómetros
O.DUCH

Esta es mi segunda casa: cuando estoy aquí, añoro aquello; cuando estoy allí, echo de menos Zaragoza». Así se siente Karina Pozo, de 36 años y peruana de nacimiento. Por eso, aprovecha las festividades de su país de origen para reunirse con sus compatriotas residentes en la capital aragonesa y, de esta forma, amortiguar la morriña. Ayer celebraban las fiestas patrias: los días 28 y 29 de julio, en los que conmemoran la firma de la independencia. Aquí, la celebración se retrasó hasta el domingo y consistió en una misa y una posterior comida con todo el sabor de su cocina tradicional.

Karina y su compañera Lidia Vásquez pusieron el color en la celebración religiosa con sus trajes. La primera, vestida de ñusta, animaba la misa con sus canciones. La oficiaba un párroco mexicano que después de la comunión quiso recordar «lo importante y bonito que es encontrarme con gente del continente, así como compartir cosas con los hermanos europeos». Y es que entre los asistentes a la celebración religiosa había también colombianos, nicaragüenses? todo un mosaico de Latinoamérica. Eso sí, predominaban los peruanos, como Armando Montero, que como muchos lucía en la solapa una escarapela roja y blanca, símbolos de su sentimiento patriótico. Y tampoco faltó el consul honorario de Perú en Zaragoza, Francisco Lasheras, representando a los 7.000 peruanos que residen en la Comunidad aragonesa. Después, en un restaurante cercano, comieron arroz, fréjol y ceviche... El sabor de Perú, que no entiende de kilómetros, estuvo ayer presente en Zaragoza.

Etiquetas