Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Humedales de Aragón, paraísos de vida

Los aragoneses podemos mostrarnos orgullosos de preservar multitud de ibones, balsas, galachos, ojos, saladas y turberas, cuatro de los cuales ya figuran en la lista internacional Ramsar. Otros lagos y lagunas gozan también de una protección especial, al haber sido incluidos en la Red Natural de Aragón como Humedales Singulares

Mar de Aragón
Mar de Aragón
E. VIÑUALES

En dos siglos hemos perdido el 60% de las zonas húmedas españolas. En estas páginas presentamos los cuatro humedales más importantes de Aragón, incluidos en la lista Ramsar por su importancia internacional: Gallocanta, Chiprana, Saladas de Sástago-Bujaraloz y turberas de Orihuela del Tremedal. Pero también nos acercamos a conocer otros 25 humedales de menor dimensión pero de gran interés para la conservación de la naturaleza.

Todos ellos aparecen en el libro 'Los humedales de Aragón' que ofrece detallada información de 115 espacios naturales acuáticos, y que se presentará mañana día 1 de febrero, víspera de un día dedicado en todo el planeta a recordar el enorme valor cultural, económico y ecológico que tienen las zonas húmedas naturales.

SITIOS RAMSAR

Laguna de Gallocanta (Campo de Daroca, Jiloca. Zaragoza). Reserva natural símbolo de la naturaleza aragonesa. Las grullas son sus grandes estrellas, pero hay mucho más que ver y conocer. Es la laguna natural más grande de la Península Ibérica.

Saladas de Chiprana (Bajo Aragón-Caspe. Zaragoza). Protegidas también como reserva natural, aquí los tapetes microbianos reproducen cómo se formó el origen de la vida en la Tierra. Importante población de tarro blanco y de plantas como el Microcnemum coralloides.

Saladas de Sástago-Bujaraloz (Ribera Baja del Ebro, Los Monegros. Zaragoza). Conjunto de lagunas salinas, hoyas y clotas único en Europa por sus endemismos animales y vegetales. Sólo aquí, en solamente once de estas lagunas, vive el crustáceo Candelacypris aragonica.

Turberas de Orihuela del Tremedal (Comunidad Sierra de Albarracín. Teruel). A estas meridionales turberas localmente se les llama 'gotiales' o 'tremedales', porque el suelo tiembla al ser pisado. Acogen plantas escasas como la drosera o la Veronica scutellata.

OTROS HUMEDALES

Ibones del valle de Chistau (Sobrarbe. Huesca). Los lagos glaciares de Millars, Leners, las balsas dels Abets, el Sein o la Basa de la Mora son estupendos ecosistemas acuáticos de alta montaña donde vive el tritón pirenaico o donde crece el Sparganium.

Laguna de Plantados (Campo de Borja. Zaragoza). Laguna salada, vecina de la de Agón, declarada LIC, Lugar de Importancia Comunitaria. Presencia del briófito acuático Riella helicophylla. En verano se convierte en una llanura blanca por la costra de sal que cubre su plana superficie.

Estanca de Escorón (Cinco Villas. Zaragoza). El avetoro y el bigotudo son dos de los grandes protagonistas animales de este humedal prácticamente cubierto por un denso carrizal, donde no faltan buscarlas, carriceros, garzas y, en paso migratorio, el bonito pechiazul.

Laguna de la Almohaja o de las Suertes (Comunidad de Teruel. Teruel). En este singular enclave es posible ver al Triops cancriformis, un braquiópodo muy antiguo, un auténtico fósil viviente que ya existía en el periodo Triásico.

Turberas de Aguas Tuertas (La Jacetania. Huesca). A 1.600 metros de altitud el curso meandriforme del río Aragón Subordán se pasea por una zona de verdes turberas, con plantas como los cárices, las grasillas o la Callitriche palustris.

Aiguabarreig (Bajo Cinca. Huesca). La unión de los ríos Cinca, Segre y Ebro forma este gran humedal vestido de frondosos sotos próximos a Mequinenza y donde viven garzas, martinetes, cormoranes, nutrias o garcetas.

Laguneta de Capdesaso (Los Monegros. Huesca). También llamada de la Estación de Sariñena, esta zona húmeda acoge al avetoro, al avetorillo, a la garza real, al aguilucho lagunero… y a un gran número de patos, en una superficie de no más de 3 ha.

Laguna de Noguera (Comunidad Sierra de Albarracín. Teruel). Enclave rodeado de frescos pinares. Por sus orillas salta la ranita de San Antón y de la superficie de sus aguas asoman plantas curiosas como Elatine hexandra y la carnívora Utricularia.

Laguna del Cañizar (Comunidad de Teruel. Teruel). Fue uno de los mayores humedales de toda España, con 11 km2 de extensión. En el siglo XVIII fue drenada y completamente desecada. Hoy se ha vuelto a recuperar gracias a la ilusión de unos cuántos amantes de la naturaleza.

Lagunazo de Moncayuelo (Cinco Villas. Zaragoza). Laguna protegida ideal para la observación de toda clase de aves acuáticas, especialmente patos –porrones, silbones, cercetas, cucharas, somormujos, zampullines- y garzas. La pesca y la navegación están prohibidas.

Mar de Aragón (Bajo Aragón-Caspe y Bajo Cinca. Huesca). Gran masa de agua embalsada que, además de ser un caldo de cultivo para distintas especies exóticas invasoras, es también lugar de parada y fonda para muchas aves acuáticas y rapaces.

Balsa Serena de los Sotos del Cinca (Cinca Medio. Huesca). En el tramo medio del Cinca se localiza este desconocido galacho en buen estado de conservación. Presencia de los dos galápagos autóctonos y de peces como el barbo de Graells.

Balsas de Estaña (La Rigaborza. Huesca). Complejo lagunar de origen kárstico con tres estanques o balsas que suman algo más de 19 ha inundables. Carrizales con galápagos, anátidas, aguilucho lagunero, plantas acuáticas de interés y más de 90 especies de fitoplancton.

Balsas de Santed (Campo de Daroca. Zaragoza). Dos balsas laterales de la laguna de Gallocanta, una de agua dulce y otra de agua salada. Importante población de la escasa gramínea Puccinellia pungens. Es fácil ver grullas, anátidas, limícolas… e incluso alguna que otra pagaza.

Ojo de Pardos (Comunidad de Calatayud. Zaragoza). Más que un manantial u 'ojo', es un hundimiento de origen kárstico. Localizado en el municipio de Abanto, a 920 m de altitud. Carrizal, algas acuáticas y macrófitos sumergidos. Fochas y carriceros.

Ojos de Cimballa (Comunidad de Calatayud. Zaragoza). Conjunto de surgencias que algunos consideran el verdadero nacimiento del río Piedra. El caudal es de 1.400 l/s. Presencia de un denso carrizal y del escaso cangrejo de río.

Ojos de Fuentes Claras (Jiloca. Teruel). Entre campos de regadío y choperas estos discretos ojos manan a una temperatura de entre 14 y 20 ºC. En épocas de frío intenso el agua se convierte en vapor y esto genera un escenario misterioso.

Ojos de Pontil (Valdejalón. Zaragoza). El agua mana a una temperatura constante de 22 ºC, con un caudal de 400 l/s. El área ha sido restaurada por una asociación medioambiental de Rueda de Jalón. Muy cerca están los Ojos de Toroñel.

Carrizal de Valsalada (Los Monegros. Zaragoza). Masa de carrizo ubicada en Leciñena, rodeada de un auténtico desierto. Especies vegetales halófilas. En la zona se pueden ver volar aguiluchos, garzas imperiales y diversas limícolas en paso.

Estanca de Caspe (Bajo Aragón-Caspe. Zaragoza). Lugar tradicional de cría de pato colorado en Aragón, debido a la abundante vegetación sumergida en esta laguna permanente, muy próxima a la localidad de Chiprana.

Humedal de la Corta de Alloza (Andorra-Sierra de Arcos. Teruel). Este espacio surgió del proceso de restauración ambiental de la gran mina a cielo abierto de la Corta de Alloza. Anfibios, anátidas y aves acuáticas se están asentando en esta, su nueva casa.

Embalse de Malvecino (Cinco Villas. Zaragoza). Humedal artificial próximo a las Bardenas Reales de Navarra donde recalan grupos de garzas, cormoranes, somormujos y, recientemente, aves tan raras como la serreta.

Salada de Lécera (Campo de Belchite. Zaragoza). Enmarcada en un paisaje semiárido, es difícil ver con agua a este enclave endorreico. Pero, sin embargo, su superficie de inundación es de 32 ha de extensión. El ayuntamiento del lugar ha apostado por su protección.

Salada de Zuera (Comarca de Zaragoza. Zaragoza). Tesoro para muchas aves acuáticas como avefrías y cigüeñuelas. Muy cerca se ha formado recientemente la laguna de Puilatos o alberca de Valdeparadas, visible desde la carretera Zaragoza-Huesca.

Saladas de Alcañiz (Bajo Aragón. Teruel). Conjunto endorreico formado por la Salada Grande, la Pequeña, la Jabonera y la Panolla. Son frecuentes los endemismos botánicos, por ejemplo, este Halopeplis amplexicaulis catalogado como '“Sensible a la alteración del hábitat'.

FICHA DEL LIBRO

Los humedales de Aragón

Editan: Prames y Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

Gran formato. Zaragoza, 2011. 216 págs.

Coordinación: Eduardo Viñuales. Con la participación de más de 50 autores.

Presentación: Martes, 1 de febrero de 2011, 19 h. Aula de Medio Ambiente Urbano de Zaragoza (Avda. César Augusto, 115-117, esquina Predicadores). Entrada libre.

Volver a Frontera Azul

Etiquetas