Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AÑO INTERNACIONAL

Bosques, una respuesta al problema del cambio climático

La superficie forestal se está degradando
La superficie forestal se está degradando
AGENCIAS

Las temperaturas van en aumento, el siglo XX probablemente haya sido el más cálido de los últimos 1.000 años. Los patrones de pluviosidad están cambiando. Se prevé que, de no llevarse a cabo medidas de corrección, las temperaturas subirán entre 1,5 y 6º centígrados.

Los árboles y bosques juegan un papel fundamental en en la regulación del clima: mediante la fotosíntesis y durante su crecimiento sustraen carbono de la atmósfera, atan el CO2 y lo almacenan en forma de carbono. El carbono es retenido en la biomasa del bosque, dentro de los troncos, ramas, raíces, follaje y en el carbono orgánico del suelo.

Es este un proceso constante que tiene lugar por doquier, en torno a nosotros. En los bosques jóvenes, el carbono es absorbido o secuestrado rápidamente, mientras que en los bosques maduros el secuestro termina siendo equivalente a la descomposicion forestal y el balance de carbono solo alcanza un estado de equilibrio. En ese momento, el bosque deja de absorber este gas y se convierte en un gran depósito de carbono. Si desaparece, el carbono se libera volviendo a la atmósfera. No obstante, cuando los árboles vuelven a crecer, el ciclo se reinicia.

Los bosques cubren una extensión de casi 4.000 mil millones de hectáreas de la superficie terrestre. Es decir, casi un tercio de las tierras emergidas. Son responsable del 90% del intercambio anual de carbono entre la atmósfera y la tierra.

La cantidad de carbono almacenada en estos ecosistemas equivale alarededor de 4.500 gigatoneladas de CO2. Esa cantidad es superior a la totalidad de todo el carbono contenido en todas las reservas de petróleo que quedan en el mundo. Y es, de hecho, superior a la cantidad total de carbono presente en la atmósfera.

RESPUESTA AL CAMBIO CLIMÁTICO

Los bosques, por tanto, pueden ser una respuesta al problema del cambio climático. Sin embargo, desatendemos su cuidado. Hace 8.000 años, la mitad de la superficie de la tierra estaba cubierta de bosque. En el presente, la cubierta forestal se ha reducido a menos de un tercio. Desde 1850, a causa de la deforestación, alrededor de 120 gigatoneladas de carbono han ido a parar a la atmósfera.

El mundo sigue perdiendo bosques a un ritmo alarmante. Entre 1990 y 2005, se perdieron cada año alrededor de 13 millones de hectáreas de bosque. Esa superficie equivale aproximadamente a la de Grecia. Los países tropicales son los más vulnerables. América del Sur sufre la mayor perdida neta de bosques, el siguiente lugar lo ocupa Africa.

La principal causa de la deforestación fue la conversion de tierras forestales en tierras agrícolas. A esto se une, en todas las zonas, una degradación forestal en cuyo origen está la sobreexplotación o explotación deficiente, el sobrepastoreo o los incendios.

El sector forestal es responsables de cerca del 20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero que, en su mayor parte, se deben a la deforestación, pero en cierta medida también a la degradación forestal. Estas emisiones superan a las de todos los automóviles, barcos y aviones del mundo y representan más que la suma de todas las emisiones producidas en todo el mundo por el sector de los transportes en su conjunto.

Volver a Frontera Azul

Etiquetas