Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Premio nacional para el Foro Joven: Ríos para Vivirlos

Paseo con los Ebronautas
Foro 4

Contar con el compromiso de todos, ciudadanos y administraciones, para lograr el buen estado ecológico de los ríos. Ese es, ni más ni menos, el principal objetivo del proyecto Foro Joven: Ríos para Vivirlos, un programa educativo dirigido a jóvenes de 12 a 18 años que está de enhorabuena ya que ha obtenido una mención especial en el I Certamen nacional Humanidad y Medio de Camargo (Cantabria). La entrega de premios tuvo lugar el pasado 1 de diciembre y en ella se puso de manifiesto la importancia de este tipo de iniciativas que implican a niños y jóvenes en la promoción de prácticas sostenibles.

Foro Joven: Ríos para Vivirlos es un programa educativo juvenil impulsado por la Fundación Nueva Cultura del Agua, una entidad sin ánimo de lucro y de ámbito Ibérico (España y Portugal). De ella forman parte cien socios fundadores, la mayoría procedentes del ámbito académico.

Cuenca del Ebro

Lo más importante que hay que decir del Foro Joven es que implica a miles de estudiantes de las siete comunidades que conforman la cuenca del Ebro. El programa nació en el curso 2006-2007 y vivió su momento más destacado en junio de 2008, cuando, coincidiendo con la celebración de Expo Zaragoza 2008, mil jóvenes de dichas regiones de la cuenca elaboraron un importante documento denominado ‘8 retos a favor de los ríos: vistos por los jóvenes’. En él se recogen las actuaciones necesarias y que requieren de un compromiso personal y de las administraciones competentes en materia de medio ambiente, para conseguir el buen estado ecológico de los ríos.

El Proyecto Foro Joven: Ríos para Vivirlos se puso en marcha en el curso 2006-2007 como iniciativa de la Fundación Nueva Cultura del Agua y contó, desde el primer momento, con el apoyo del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Zaragoza. Posteriormente se sumaron a él y prestaron su colaboración la Sociedad Expo 2008, la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Instituto de la Juventud y el Centro Nacional de Educación Ambiental.

Inicios en Zaragoza

Aunque desde el inicio se consideró que el ámbito territorial de trabajo debía ser la Cuenca del Ebro, como espacio sobre el que articular una propuesta socioeducativa sobre los ríos, se optó por que, durante el primer año, la intervención con el alumnado y el profesorado estuviera centrada en Zaragoza, como grupo muestra desde el cual extraer conclusiones para extender el proyecto a toda la Cuenca del Ebro en el segundo año.

Objetivos claros

Los objetivos siempre han estado muy claros en todo momento:

1. Promover el conocimiento de nuestros ríos entre los jóvenes de la Cuenca del Ebro, a través del contacto y el disfrute de los mismos, que les sirva de motivación para trabajar por recuperar un buen estado ecológico.

2. Favorecer el debate sobre los problemas que soportan los ríos, mediante la exploración de las causas y las repercusiones para la vida del río y las personas.

3. Impulsar la puesta en marcha de acciones concretas individuales y colectivas que permita pasar de la denuncia a la adopción de compromisos en la búsqueda de soluciones.

4. Desarrollar un encuentro de jóvenes de la cuenca del Ebro en el mes de junio de 2008, como resultado de un proceso de participación que debía desembocar en la elaboración de un decálogo de propuestas para la mejora de los ecosistemas fluviales que, además de propuestas a la administración, implicase también compromisos personales.

Apuesta juvenil

Y, ¿por qué con los jóvenes? En las últimas décadas, el conjunto de este segmento de la población ha vivido en un contexto social predominantemente urbano, que ha dado poca importancia a los ríos, que ha vivido de espaldas a ellos, sin duda debido al propio deterioro sufrido por estos. Las riberas han dejado de ser zona de baño o de paseo y, en general, los jóvenes no han tenido oportunidad de establecer relaciones o tener vivencias de tipo afectivo con los ríos. Por eso, no debe extrañar que los ríos no se encuentren entre sus focos de atención.

Para Olga Conde, responsable de este proyecto educativo, “creo que es un reconocimiento al trabajo realizado por un gran número de profesores y profesoras que respondieron a la convocatoria, que se ilusionaron con el proyecto y que han transmitido su entusiasmo a sus alumnos y alumnas. Este reconocimiento nos ayuda a continuar con el proyecto”.

Volver a la portada de ESCOLAR

Etiquetas