Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

CANADÁ

Canadá, el paraíso blanco

Cuando vivía en España, durante las largas veladas en refugios de montaña en el Pirineo, solía escuchar historias de compañeros que viajaban al Canadá a practicar el heli-sky. Hablaban de montañas vírgenes, cubiertas de un manto blanco inmaculado. Hablaban del paraíso blanco.

Canadá
Canadá, el paraíso blanco
SANTIAGO RAMÓN

Cuando vivía en España, durante las largas veladas en refugios de montaña en el Pirineo, solía escuchar historias de compañeros que viajaban al Canadá a practicar el heli-sky. Hablaban de montañas vírgenes, cubiertas de un manto blanco inmaculado. Hablaban del paraíso blanco.

Canadá es uno de los mejores países del mundo para la práctica del esquí. A sólo una hora de autopista de la ciudad de Vancouver se encuentra Whistler, el mayor complejo de esquí de todo Norte América y sede de los últimos Juegos Olímpicos de Invierno. La estación lleva abierta dos semanas y acumula ya a estas alturas más de dos metros de nieve.

El encanto de invernal Vancouver, sin embargo, radica en las montañas locales. A menos de veinte minutos del centro de la ciudad. Existen tres estaciones: Cypress Mountain, Grouse Mountain y Mount Seymour. En todas ellas se puede practicar el esquí nocturno hasta las diez de la noche. Imagínense las escena: salen de trabajar, llegan a casa, hacen una merienda-cena y digamos, a las siete, con calma, salen para esquiar un par de horitas. ¡No tiene precio!

La gente podría entonces pensar que la ciudad de Vancouver es muy fría. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La diferencia de altitud entre el centro de la ciudad y las estaciones de esquí es de más de mil metros. Por tanto, mientras la temperatura media en invierno en Vancouver es de unos cinco grados, en las montañas hace suficiente frío como para que la nieve se conserve intacta.

En resumen, Vancouver es la ciudad ideal para todo aquel que sueña con laderas nevadas de nieve inmaculada s

Etiquetas