Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

FRANCIA

Francia, tierra de vinos

Nuestros vinos apenas son demandados aquí, y su reputación por lo general es bastante mala. Para conseguir hacerte con una botella de vino español, la única opción es ir a alguna licorería especializada.

Hablar de vino en Francia son palabras mayores. Aquí es tal la cultura y la tradición en torno a esta bebida que lo convierten en todo un símbolo del país.

Existen diferentes regiones en Francia que producen vino de calidad contrastada y que son referentes a nivel internacional. Así, por descontado, al hablar de vino en cualquier parte del mundo, resulta casi imposible pasar por alto alguna referencia al país galo y sus viñedos. El nombre con el que se conoce aquí en Francia, a estas regiones productoras de vino es 'les terroirs'.

En primer lugar, viene bien hacer una referencia geográfica y situar los lugares considerados como cuna del vino en Francia. Hay tres regiones que destacan por encima de las demás en la producción y calidad de vino francés: la región de Burdeos, la de Borgoña y la del Valle del Rhône. Cualquier entendido en vino remarcará estas tres como las principales, pero luego existen otras como la región de la Alsacia, la región del Loira o Beaujolais, que aportan su granito de arena a esta tan prolífica cultura del vino a este lado de los Pirineos.

Así mismo, cada una de las regiones nombradas, se caracteriza por producir un tipo de vino concreto. Así, los burdeos y los borgoñas basan su reputación en los vinos blancos y tintos; la Alsacia destaca por su vino blanco, y el Valle del Rhône por sus tintos.

Los vinos procedentes de la misma región, contienen muchas características comunes como es obvio, debido al terreno, el clima, el tipo de uva... pero es cierto que, al mismo tiempo, para los entendidos, existe una varianza en el sabor según la cosecha.

Hablando ya de la repercusión que tienen los vinos españoles y aragoneses aquí en Francia, y tras preguntar a varios amigos franceses entendidos en vino, las conclusiones no son demasiado halagüeñas. Nuestros vinos apenas son demandados aquí, y su reputación por lo general es bastante mala. De hecho, la producción de vino francés es tan elevada, que en los supermercados es prácticamente imposible encontrar un vino que no sea autóctono. Y quizás sólo hay un pequeño espacio para algunos vinos espumosos italianos. Así pues, para conseguir hacerte con una botella de vino español, la única opción es ir a alguna licorería especializada. Todo esto contrasta en cierto modo con 'rankings' y clasificaciones internacionales, en las que siempre algún vino español asoma entre los más prestigiosos del mundo.

Con esto y con todo, que queréis que os diga, donde se ponga un buen vinito del Somontano, acompañado de unas suculentas lonchas de jamón de Teruel, que se quite lo demás. No sé, será que tira mucho la tierra.

Etiquetas