Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

COMARCAS

Un centro de interpretación completa el atractivo natural de Gallocanta

Las instalaciones han supuesto 1,5 millones de euros y son un gran mirador a la reserva de la laguna.

Representantes políticos y vecinos asistieron a la inauguración.
Un centro de interpretación completa el atractivo natural de Gallocanta
Jesús Macipe

Gallocanta cuenta desde ayer con un centro de interpretación que es además un gran mirador a la reserva natural de la laguna de Gallocanta. Este espacio de dos plantas con distintas estancias comenzó a gestarse en 2003 y se ha construido a través del convenio entre la Diputación Provincial de Zaragoza y la consejería de Economía y Hacienda del Gobierno de Aragón, para que los beneficios de la Expo 2008 alcanzasen a la provincia.

 

Esa financiación suplementaria (1,5 millones de euros) se ha invertido en la construcción y equipamiento de este centro, que mantiene la función de oficina de turismo, con la que inicialmente se ideó, pero que ha crecido con una exposición permanente y que se ha diseñado como una gran ventana a la laguna.

 

Para llenarlo de contenido, tres eran los retos a cumplir: "El edificio era determinante, había que poner en valor la colección de aves que ya había y también la idea de tierra de lagunas", indicó Luis Badillo, de la empresa encargada de este cometido.

 

En varias vitrinas se muestra la avifauna de Gallocanta y las aves que estuvieron en el antiguo museo de la localidad se han trasladado a este espacio donde, por medio de pulsadores, se puede conocer como es su canto.

 

Una maqueta descubre al visitante más humedales de esta zona, otra sala cuenta con ordenadores para autoconsultas, y en la segunda planta, en una sala con mesas y máquinas de refresco, hay una cartelera interpretativa para identificar los hitos del paisaje que se pueden observar con prismáticos.

 

Así se presentan las características de un enclave singular y se explica la relación de los vecinos con la laguna. "Durante siglos, esta laguna lo único que producía a las gentes de Gallocanta eran fiebres tercianas", señaló Javier Lambán. El presidente de la DPZ rescató la historia de este municipio para comparar un pasado en el que no se valoraba este recurso natural, con un futuro en el que la laguna es una apuesta por el crecimiento sostenible. "A quien únicamente aprovechaba la laguna era al señor concesionario de turno de la Corona que podía utilizar la sal en su exclusivo beneficio, y me temo que repartiendo muy pocas rentas entre la población", indicó Lambán.

 

Sin embargo desde hace algunos años, el municipio ve en este ecosistema húmedo (uno de los más importantes de Europa Occidental), un complemento a la actividad principal, la agricultura. "Esperamos que el centro dinamice el turismo en la zona y cree un atractivo más para que haya una alternativa de desarrollo", manifestó Sergio Ballestín, el alcalde.

 

Desde octubre y hasta febrero llegan a Gallocanta unas 40.000 grullas y atraídos por este espectáculo y por los colores de este entorno natural se acercan cada año unos 15.000 visitantes. "Vienen autobuses de escolares y mucha gente, en invierno más que en verano", decía Antonia Enguita, una vecina que como otros muchos acudieron a la inauguración. El presidente de la DPZ señaló que la comarca de Daroca, es el exponente del Cuarto Espacio, que ha estado sometida a los procesos de despoblación y de envejecimiento de la población, pero que tiene un patrimonio natural que hace posible la creación de empleo.

Etiquetas