Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

COMUNIDAD DE CALATAYUD

El Supremo absuelve al ex alcalde de Alhama, que será inhabilitado por otra condena

Pedro Lacruz Francia tendrá que devolver el acta de concejal (PAR) por prevaricación, pero evita una suspensión de diez años más.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia absolutoria a favor del ex alcalde de Alhama de Aragón Pedro Lacruz Francia, al que la Audiencia de Zaragoza condenó hace solo unas semanas a diez años de inhabilitación por prevaricación. El edil tenía dos causas abiertas por el litigio que mantuvo con el secretario municipal Pascual García, al que suspendió varias veces de sus funciones desoyendo las advertencias de la Delegación del Gobierno, el Ministerio de Administraciones Públicas y la propia Justicia. La primera denuncia ya tiene sentencia firme y le prohíbe ejercer un cargo público durante nueve años y medio, lo que le obligará a devolver su actual acta de concejal por el PAR. Con el pronunciamiento favorable del Tribunal Supremo, el ex alcalde ha conseguido ahora evitar que esa suspensión se prolongue durante diez años más.

 

El recurso que ha sido aceptado por el Alto Tribunal anula la sentencia dictada el 28 de octubre de 2008 por la Audiencia Provincial. En ella se decía que la relación entre el alcalde y el secretario fue "correcta" hasta el mes de diciembre de 2004. Fue entonces cuando "comenzaron a surgir desavenencias y divergencias entre ellos" en torno al funcionamiento de la secretaría municipal de Alhama de Aragón.

 

La defensa de Pedro Lacruz Francia decidió recurrir el fallo condenatorio alegando quebrantamiento de forma, infracción de precepto constitucional e infracción de ley. El Supremo ha resuelto ahora a favor del acusado al apreciar esta última, por lo que no ha entrado a analizar el resto de alegaciones. La Sala aprecia "graves deficiencias" en los argumentos del Tribunal y considera que no se da "el nivel de certeza que requiere un pronunciamiento condenatorio". "Porque la simple discordancia de la resolución (del alcalde) con la normativa reguladora de la cuestión administrativa que resuelve, tanto en el ámbito competencial, como en el de procedimiento o en el fondo, no transforma automáticamente en delictiva la actuación del funcionario o autoridad que la dicte", dice la sentencia.

Un largo proceso, con dos ramas

En los dos procesos judiciales abiertos contra el ex alcalde de Alhama, se ha tildado de "arbitrario" e "injusto" el comportamiento de Pedro Lacruz Francia, que trató de evitar a toda costa que Pascual García, defendido por Mariano Bonías Trebolle, fuese repuesto en sus funciones. Para ello no dudó en incumplir resoluciones de los propios juzgados y abrir expedientes sancionadores para suspender provisionalmente al secretario en plazos de seis en seis meses. Así estuvo desde mayo de 2005 hasta mayo de 2007, fecha en la que dejó de ser alcalde tras unas elecciones en las que un pacto entre CHA, PSOE y PP le apearon del cargo.

 

La sentencia confirmada a principios de febrero y que inhabilita al acusado hacía referencia a los hechos acaecidos a partir de agosto de 2006. En concreto, el fallo consideró probado que cuando el 18 de agosto de 2006 -una vez cumplidos seis meses de una suspensión provisional acordada por el alcalde (y que luego fue anulada)-, Pascual García se presentó en el Ayuntamiento para reincorporarse a su trabajo.

 

Ese mismo día García presentó un escrito ante el Ayuntamiento en el que manifestaba su intención de volver al servicio. El 21 de agosto regresó y otro funcionario le dijo que era imposible su incorporación porque el alcalde no había dispuesto nada. Para el juez, Pedro Lacruz omitió disponer nada "de forma intencionada, arbitraria e injusta". Las divergencias y suspensiones temporales fueron constantes, dando lugar a los dos procedimientos judiciales.

 

Tras una dilatada tramitación, ambas causas han quedado ya resueltas, porque contra ninguna de ellas cabe ya recurso. En el caso de la primera, con acusaciones de prevaricación y desobediencia, la Audiencia de Zaragoza tuvo la última palabra. Ahora, el Tribunal Supremo ha zanjado definitivamente el segundo asunto.

Etiquetas