Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

A la vejez, baile, 'bridge' y golf

El tema de las pensiones en Irlanda es tan complicado como en el resto del mundo. Para hacernos una idea, en Irlanda existen dos tipos de pensiones: la contributaria y la no-contributaria. Todo trabajador tiene derecho de contribuir al plan de pensiones contratado por su empresa. Normalmente, las contribuciones a los planes de pensiones rondan, como mínimo, el 4% del salario anual. La pensión no-contributaria es la pensión mínima del Estado, que actualmente son unos 800 euros mensuales.

La edad de jubilación, de momento, se sitúa en los 65 años, aunque un trabajador público se puede prejubilar a los 60, siempre que tenga por lo menos 30 años de servicio. Hay que decir que en este momento el Gobierno está revisando los planes de pensiones de los funcionarios.

Desafortunadamente, la mayoría de las pensiones contributarias están invertidas en la Bolsa, de manera que en estos momentos mucha gente ha perdido mucho dinero, y es un tema muy delicado. Como las pensiones de los trabajadores públicos están aseguradas por el Gobierno, el año pasado estos comenzamos a pagar una “tasa por la pensión”. Es decir, un impuesto extra por tener una pensión asegurada.

A pesar de que la situación económica actual del país no sea brillante, los jubilados irlandeses suelen ser muy activos. Existen grupos de “Jubilados activos” en los que se organizan clases de baile, de ejercicio y diferentes excursiones tanto dentro como fuera del país. Además, tanto el golf como el ‘bridge’ (un juego de cartas) levantan pasiones entre los jubilados. Y en el hospital donde trabajo, muchos jubilados se ofrecen de voluntarios para organizar actividades y ofrecer compañía a personas de la tercera edad en residencias de ancianos o en sus hogares.

Durante los últimos anos, Irlanda ha tenido la tasa de nacimiento más alta de Europa. Con una población claramente joven, el pasado octubre el Gobierno anunció la intención de aumentar la edad de jubilación. Parece que esta idea es común a muchos otros países de la Unión Europea, y quizás no responde a las necesidades individuales de cada país. Slan go foill!

Etiquetas