Despliega el menú
Aragón

CAMPO DE BORJA

'Verano' en el Hogar del Jubilado de Borja

El termómetro ha llegado a marcar los 28 grados en la instalación borjana, lo que ha ocasionado quejas. El Gobierno central fijó meses atrás en 21 grados el máximo de temperatura en los espacios públicos.

Varios usuarios del Hogar del Jubilado de Borja juegan a las cartas este fin de semana.
'Verano' en el Hogar del Jubilado de Borja
J. LERÍN

Para los mayores de Borja no hay invierno en el Hogar del Jubilado. El local del club, de propiedad municipal, reúne cada día a muchos de los más de 500 asociados para jugar a las cartas, ver la televisión, participar en los bingos o en otras actividades. Pero es habitual ver a algunas mujeres jugando al rabino con abrigo. Sin embargo, en el salón ha llegado a haber 28 grados de temperatura e incluso más. Esta situación ha levantado la polémica entre los propios asociados, ya que muchos de ellos se han quejado, e incluso han adelantado que podrían darse de baja de la asociación, "porque aquí no se puede aguantar de calor".

 

El "derroche de una energía" que pagan "todos los borjanos, y no solo los jubilados", es otro de los argumentos esgrimidos por algunos de los asociados. Uno de ellos, Estanislao Serrate, mostró su enfado indicando que "es una vergüenza el calor que hace en este club", y aseguró que "he visto el termostato (el pasado viernes) a 39,5o". Este jubilado estaba convencido de que "esa temperatura no puede ser sana para los mayores ni para nadie". Así las cosas, "hay socios que nada más entrar se van porque no se puede aguantar y eso, además, también perjudica al bar", dijo.

 

Por su parte, Jesús Sanmartín, señalaba que "hay muchos días en los que no se puede estar del calor que hace" y manifestaba que "así no podemos aguantar".

 

Antonia Sureda, concesionaria del bar, indicaba que "constantemente nos piden que subamos la temperatura aunque estemos a más de 23 grados", y se quejaba de que "no nos dejan -algunas asociadas- ni poner los extractores porque dicen que les entra frío".

 

Sin embargo, el presidente de la asociación, Juan Pablo Peña, se mostró molesto y dijo no entender por qué este asunto había trascendido a los medios de comunicación", porque "ni a mí ni a la junta se le ha quejado nadie". Peña derivó toda la responsabilidad sobre lo sucedido hacia "la adjudicataria del bar, que es la responsable de mantener la temperatura que marca la ley". Aún así, reconoció que "no puede estar a gusto de todos" y calificó la protesta de "exagerada" porque "no ha seguido los cauces normales". Peña alegó que "ha sido un momento puntual", lo que entra en contradicción con la opinión de algunos asociados que aseguraban que "no es nada nuevo".

 

El Consejo de Ministros ha fijado recientemente en 21 grados el máximo de la temperatura en espacios públicos en invierno y en 26 grados en verano. Esta nueva normativa es de aplicación en el interior de los edificios y locales climatizados destinados a usos administrativos, comerciales, culturales y de ocio, como es el Hogar del Jubilado de Borja, para reducir su consumo de energía.

 

En el caso del local borjano los socios que han expresado su queja aluden además a razones de "salubridad". El sábado hay una junta general en la que se renovará la mitad de la junta directiva de la asociación de la tercera edad. Seguro que el tema de las elevadas temperaturas entrará en un debate que puede resultar "caliente".

Etiquetas