Despliega el menú
Aragón

MANCOMUNIDAD CENTRAL DE ZARAGOZA

La rotonda entre La Puebla y Alfajarín sigue paralizada cinco años después

Continúa sin enlaces por el conflicto que mantienen ambos municipios. No se ponen de acuerdo sobre quién debe pagar las obras.

Incompleta. Desde hace años, sendas filas de pivotes verdes cierran el paso por la rotonda para evitar riesgo de accidentes. Sin embargo, muchos vehículos agrícolas circulan por el camino de tierra que se ve al fondo.
La rotonda entre La Puebla y Alfajarín sigue paralizada cinco años después
HA

Es la rotonda de la discordia, una cuestión que enfrenta desde hace años a los ayuntamientos de La Puebla de Alfindén y Alfajarín. La glorieta situada en la N-II entre ambas localidades, impulsada por la corporación alfindeña, continúa incompleta cinco años después, sin ramales de acceso. Técnicamente, la solución no es complicada. Más difícil parece que ambos municipios alcancen un acuerdo.

 

Los problemas comenzaron en 2002. La Puebla inició las obras de la rotonda sin avisar a sus vecinos, pese a que invadían en parte el término municipal alfajarinense. Lógicamente, este ayuntamiento denunció la situación, y tres años después obtuvo una sentencia en firme que ordenaba paralizar los trabajos. Y así siguen.

 

Otra cuestión importante es el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alfajarín. El Ayuntamiento empezó a revisarlo a principios de esta década sin tener en cuenta en el documento la rotonda.

 

Posteriormente, sin embargo, Demarcación de Carreteras le obligó a incluir esta infraestructura, como así sucedió. Actualmente, la revisión del planeamiento alfajarinense está en su última fase, con el texto refundido a la espera de que reciba el visto bueno definitivo.

 

También hay discrepancias en materia económica. El PGOU de Alfajarín que se está tramitando indica que este municipio autorizará el nudo siempre que el Ayuntamiento de La Puebla admita un "acuerdo económico por la desviación" de una vía pecuaria que pasa por ese punto, la Cabañera Real. Sin embargo, desde la corporación alfindeña opinan justo lo contrario. "El final de las obras le corresponde pagarlo a Alfajarín, así lo entendemos ya que ellos fueron los que paralizaron la obra", aseguró ayer el alcalde de La Puebla, Fernando Salvador (PSOE).

 

El primer edil de la localidad vecina, Santos Miguel (PAR), no contempla de ningún modo esta aportación. "Son ellos los promotores", dijo.

 

"Nosotros pedimos que se dé una solución a la Cabañera Real", añadió Miguel.

 

La glorieta es importante para ambos municipios, aunque más para La Puebla. Con esta infraestructura se cierra el anillo sur que envolverá una gran zona residencial de desarrollo inmediato. A su vez, por el norte servirá para conectar varios sectores industriales, incluido el nuevo polígono que impulsa actualmente el Consistorio alfindeño al otro lado de la autovía A-2.

Etiquetas