Aragón
Suscríbete por 1€

BAJO ARAGÓN-CASPE

La Colegiata de Caspe vuelve a abrir tras 8 meses de obras

Decenas de voluntarios han participado en las labores de limpieza previas a la reapertura del templo, que será el próximo viernes.

Un grupo de voluntarias trabajando en las labores de limpieza de la Colegiata de Caspe.
La Colegiata de Caspe vuelve a abrir tras 8 meses de obras
Mª Carmen Ribó

Fregonas, bayetas, escobas y, por supuesto, los voluntarios han sido los protagonistas de que la Colegiata Santa María la Mayor de Caspe vuelva a recobrar su esplendor, después de permanecer cerrada al culto durante los ocho meses que duraron las obras de la puerta del Caritatero. En los últimos días las labores son incesantes, ya que la reapertura está prevista para el próximo viernes.

 

A las voluntarias habituales, que limpian durante todo el año el templo, se les han unido muchas más personas que han respondido así al llamamiento que realizado desde la parroquia y desde la Asociación de Amigos del Castillo del Compromiso.

 

"La situación del templo era penosa", según cuentan algunos de los que participaron en las labores de limpieza. "Todo estaba lleno de escombros y polvo", añaden. Unos ochenta voluntarios, con el párroco Antonio Flecha a la cabeza, han llevado a cabo una limpieza general de la colegiata, las capillas y los bancos, mientras que una empresa especializada se ha ocupado de las partes altas de los retablos.

 

"Ante el mucho polvo que había, teníamos que buscar ideas ingeniosas. Si una escoba no llegaba, pues se le acoplaba una larga caña para limpiar las paredes más altas", comentaba una de las voluntarias.

 

Habitualmente, quienes acuden una vez a la semana para que el templo permanezca siempre limpio son solo tres o cuatro, se lamentaba una de ellas, que está muy alegre tras ver la cantidad de gente que acudió para esta ocasión.

Reparación de las cubiertas

Los trabajos han consistido en la reparación de dos cubiertas de la iglesia, la recuperación de una bóveda y de una de las entradas a la Colegiata la denominada 'Puerta del Caritatero'. Han sido ocho meses en los que ha permanecido cerrado al culto.

En cuanto al presupuesto ha ascendido a 274.000 euros, aportados íntegramente por la Obra Social de Ibercaja mediante un convenio firmado por dicha entidad y el Ayuntamiento de Caspe. Por su parte, el Consistorio caspolino aportó la cuantía para el proyecto de la obra realizado por los arquitectos Joaquín Soro y Roberto Benedicto.

 

La Colegiata es un edificio emblemático para Caspe. Su construcción se inició en el siglo XIII y finalizó en el XV. En su estilo predomina el gótico. La iglesia consta de tres naves, de las cuales la central es más ancha y alta y está cubierta por una bóveda de crucería simple. El templo tiene tres entradas, una de las cuales -la del Caritatero- es la que ha sido recuperada.

 

Hace unos años, la Asociación de la Mujer Caspolina, con fondos provenientes de un mercadillo que se hacía todos los sábados, consiguió el dinero suficiente para dotar a la Colegiata de todas sus vidrieras.

Inauguración de una exposición

Ahora, tras ocho meses de trabajos, ya está todo a punto para que de nuevo se abra al culto el próximo viernes. Ese día también se inaugurará una exposición en conmemoración del centenario de la declaración del pórtico como Monumento Nacional.

 

La muestra lleva por título 'Cien años, cien imágenes' y ocupará tres capillas laterales. La organización correrá a cargo de la Asociación de Amigos del Castillo del Compromiso, y ha sido patrocinada íntegramente por la Diputación Provincial de Zaragoza. La exposición permanecerá abierta hasta el 6 de enero los fines de semana y el resto previo aviso.

Etiquetas