Aragón

COMARCA DE VALDEJALÓN

Siete comedores familiares harán más fácil la vida de los mayores en sus pueblos

El servicio está dirigido a personas a partir de 65 años y a discapacitados en grado superior al 65%. El cáterin ya se ha adjudicado y se pondrá en marcha antes de fin de año.

Gabriel Pop, un rumano que lleva tiempo afincado en Alpartir y gestiona el bar del salón de la tercera edad, muestra la sala destinada a las máquinas para manipular y servir el cáterin. La luz natural entra a raudales en el gran local al que los vecinos acuden a tomar el café. Gabriel Pop ya tiene pensado cómo va a dividirlo con unos biombos y así crear un espacio diferente para el comedor, que abrirá sus puertas antes de finales de año.

Junto a Alpartir otros seis municipios de la comarca de Valdejalón (Calatorao, Épila, Lumpiaque, Morata, Plasencia y Salillas), van a ofrecer a las personas mayores de 65 años y discapacitados en un grado superior al 65% este servicio que pone en marcha la entidad supramunicipal. El cáterin se ha adjudicado a la empresa Cores.

El nombre de comedores familiares, con el que quieren que se les conozca popularmente, ya dice mucho sobre su objetivo. “Pretendemos que los ancianos puedan seguir viviendo en sus viviendas y en su entorno y aumentar su calidad de vida”, explica la consejera de Servicios Sociales de la comarca, Marta Gimeno. Además, el momento de compartir un menú, eso sí, equilibrado y adecuado a las necesidades de salud de cada uno, puede convertirse en la excusa perfecta “para que muchos salgan de sus casas, se den un paseo y charlen un rato”, añade la también alcaldesa de Alpartir.

Además de sentarse a una mesa, también existe la posibilidad de llevar la comida a domicilio, una alternativa reservada únicamente para las personas con limitación de autonomía personal.

El precio del menú es de 4,50 euros al día si se asiste de forma continuada. El coste sube a 7 euros en caso de que se recurra a él de forma ocasional y se reserve al menos siete días consecutivos. Si la comida es para degustarla en casa, estos precios se mantienen siempre que haya alguien que acuda a recoger el recipiente isotermo al comedor colectivo. Si el almuerzo se entrega a domicilio los importes aumentan hasta los 7,20 euros y 9,70 euros diarios.

¿Un precio asumible? Hay opiniones para todos los gustos. José, de Calatorao, lo ve “algo caro, si lo comparamos con los de Zaragoza, pero también es verdad que se trata de sitios mucho más pequeños y con menos gente”. En cualquier caso, “muchas veces te sale más barato que prepararte algo en casa y seguro que más sano”, añade.

Se espera que entre 80 y 100 vecinos se adhieran a esta iniciativa. Cualquier municipio de la comarca que esté interesado puede sumarse en el futuro.

Los comedores abrirán sus puertas en distintos tipos de espacios, desde centros de día a locales sociales y dependencias municipales acondicionadas. Donde existe un bar gestionado por un privado, este se encargará de las comidas. Si no se da esta circunstancia, se va a contratar personal específico.

Etiquetas