Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LA MUELA

Doscientas personas vuelven a pedir la dimisión del Ayuntamiento de La Muela

Bajo lemas como 'Basta de corrupción' o 'Disolución ya', los vecinos de la localidad solicitaron ante las puertas del Gobierno de Aragón que se cree una junta gestora

Los manifestantes se concentraron a las puertas de la sede del Gobierno de Aragón.
Doscientas personas vuelven a pedir la dimisión del Ayuntamiento de La Muela
Diego García

Unas 200 personas se concentraron ayer ante la sede del Gobierno de Aragón para pedir la disolución del Ayuntamiento de La Muela. Vecinos del municipio y representantes de asociaciones y formaciones políticas acudieron a esta concentración en la que se reclamó una junta gestora para que se encarge de la política municipal hasta las próximas elecciones después de que el Consistorio se viera implicado en la mayor operación policial contra la corrupción urbanística en Aragón.

 

La protesta la organizó la Plataforma Vecinal de La Muela y el catedrático Pedro José Gimeno, profesor del instituto Goya de Zaragoza y vecino de la localidad, fue el encargado de leer el manifiesto, en el que denunciaron públicamente "la corrupción cómoda e impune" del Consistorio muelano. "La especulación no genera riqueza alguna, solo la desvía a manos de algunos", leyó el catedrático. Y eso, señaló, ha sido "el fondo de la crisis" que ahora se está sufriendo.

 

Gimeno se refirió a los imputados como "buitres carroñeros" y aseguró que lo único que pueden ejercer los vecinos con sus protestas es "el derecho al pataleo". Estas palabras las dijo tras referirse al Debate sobre el Estado de la Comunidad: "Después de verlo, perdemos cualquier esperanza en que las autoridades planteen la disolución del Ayuntamiento". No obstante, animó a los manifestantes en su empeño. "Sigamos con ánimo renovado, con tesón. Sin recurrir al insulto fácil y oportunista". Y concluyó: "Gritemos, comisión gestora y dimisión".

 

Los manifestantes llevaban pancartas con distintos lemas, como 'Disolución ya', 'Contra la corrupción urbanística. Control, leyes justas y decencia' y 'Basta de corrupción'. Entre los manifestantes estaban también dos de las representantes municipales de la oposición: Marisol Aured (portavoz del PP) y Goya Torres, del PSOE, grupo que dejó sus cargos como medida de protesta ante la negativa a dimitir de los ediles del PAR.

 

Entre las frases más repetidas por los manifestantes estuvieron "Que venga Biel, que quiero hablar con él" o "Aranade, chorizo de Pamplona". La primera de ellas referida al vicepresidente del Gobierno de Aragón y secretario general del PAR, partido por el que se presentó la alcaldesa de La Muela, y la segunda, dirigida al grupo encargado de la gestión de la sociedad urbanística, cuya sede social está en Navarra.

 

Además, muchas de ellas también se dirigían hacia Pinilla: "Vuelve a prisión. Alcaldesa, dimisión" o "Arturico, dame un milloncico" (en alusión a una conversación similar telefónica grabada por la Policía entre el consejero de Industria, Comercio y Turismo Arturo Aliaga y María Victoria Pinilla).

 

Pese a que la concentración contaba con el apoyo de varias asociaciones, la mayoría de los asistentes ayer fueron vecinos de La Muela. "La DGA solo se acuerda de nosotros antes de las elecciones. El resto, solo de llenarse los bolsillos", decía Mauricio Mur, uno de los asistentes, que no estaba muy convencido de que la concentración pudiera servir para algo. Además, para Mur "lo que ocurría en La Muela se sabía desde hace tiempo". Carmen Valero, vecina de Zaragoza con amigos en la localidad de Valdejalón, se sumó a la protesta para "apoyar" al municipio. "Yo solo soy honrada", añadía.

Una operación con 30 imputados

Hasta ahora, en la conocida como Operación Molinos ha habido 30 imputados, entre ellos María Victoria Pinilla, alcaldesa de La Muela, dos concejales del Ayuntamiento, el secretario y el arquitecto municipal, así como Julián de Miguel, gerente de Aranade, empresa encargada de la gestión de la sociedad urbanística local, y otros empresarios de la construcción. La regidora municipal pasó cuatro meses en prisión provisional y, apenas un día después de dejar la cárcel de Zuera, volvió a su cargo al frente del Ayuntamiento.

 

La de ayer no fue la primera movilización convocada por la plataforma vecinal. La primera de ellas fue en mayo y también la más multitudinaria. Entonces, se concentraron unas 400 personas para pedir la dimisión de los concejales. A principios de agosto, en la plaza del Corazón de Jesús del municipio volvieron a reunirse unas 150 personas para protestar. Además, la plataforma también llevó a cabo una recogida de firmas para pedir que se cree una junta gestora.

Etiquetas