Despliega el menú
Aragón

EN BICI POR EL SAHARA

Vuelta a casa tras conocer la realidad del Sahara Occidental

La aventura de José Manuel Santo Tomás ha llegado a su fin. Desde el día 24 de junio ha estado recorriendo el Sahara Occidental en bici, sin compañía y con la ayuda de una brújula, un pequeño depósito de agua y una placa solar.

La aventura de José Manuel Santo Tomás ha llegado a su fin. Desde el día 24 de junio ha estado recorriendo el Sahara Occidental en bici, sin compañía y con la ayuda de una brújula, un pequeño depósito de agua y una placa solar. Su objetivo al iniciar este viaje era “mirar y tomar nota”. Y las crónicas que ha enviado desde allí evidencian que lo ha conseguido.

Este zaragozano, de 40 años y técnico de mantenimiento, destaca la importancia de “no ser un simple observador pasivo, sino contar lo que veo y tomar partido”. Su paso por este país le ha permitido constatar “la injusticia social y económica cometida en el Sahara. 165.000 saharauis viven aún refugiados en los campos de Tindouf en Argelia, separados por el muro que ha construído Marruecos. Los miles que viven en el territorio mantienen su cultura, lengua y costumbres pero desempeñan los oficios más humildes o bien siguen viviendo de la pesca de subsistencia o el pastoreo nómada de camellos y cabras”, explica. Sin embargo, y pese a las dificultades, “los saharauis miran al futuro, como yo ahora miro hacia Zaragoza, mi ciudad y mi realidad”.

Con su bicicleta y sus recuerdos emprende el viaje de vuelta a casa, donde seguro que tendrá mil anécdotas que contar. En su blog ya ha escrito un breve adelanto antes de despedirse de Laayoune y tomar carretera (“y menuda carretera”) para llegar a Marrakech rumbo a Zaragoza. Ha elaborado un listado de hoteles con buena “calidad relación-precio”. En algunos sitios “se suele cobrar la ducha aparte, que es más cara que un cafe o un refresco en terraza, y cuesta 10 dirham”. En cuanto a los restaurantes, “sería muy díficil seleccionar un sitio” aunque sí hay algunos que califica de “impresionantes por su variedad” para probar platos típicos. Si opta por un menú vegetariano, recomienda “la tradicional harira”. Aconseja no consumir frutas y verduras crudas.

Etiquetas