Despliega el menú
Aragón

COMARCAS

El servicio de teleasistencia crece un 21% y llega ya a 2.300 vecinos de la provincia

Basta con pulsar un botón para que el servicio de teleasistencia se ponga en marcha. En una emergencia, una situación de soledad o angustia o para recordar una cita médica a las personas mayores o discapacitadas, una sola llamada puede ser la solución. Desde que empezó el mes de julio, 400 personas más de la provincia reciben este servicio. El incremento de la aportación de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) en un 56% ha permitido que el número de usuarios se incremente en más de un 20%, pasando de 1.900 a 2.300.

Este año, el coste del servicio de teleasistencia será de 673.944 euros, cifra en la que se incluyen los 307.890 euros que aporta la DPZ (en 2008, la cifra fue de 197.106 euros) y los 366.054 del Imserso. Con estas cuantías, la lista de espera se ha visto reducida en 400. Sin embargo, la empresa encargada de de la gestión, Servicios de Teleasistencia S. A., no pudo concretar cuántas personas siguen pendientes.

"A través de la línea de teléfono y de un sistema informático y de comunicaciones específico, proporciona atención especializada a las personas mayores las 24 horas del día de los 365 días del año ante situaciones de emergencia o soledad y angustia", explica Beatriz Alejo, directora de la delegación de Aragón de Servicios de Teleasistencia. Esta empresa se encarga de la gestión del servicio a los usuarios del Ayuntamiento de Zaragoza, de la Diputación Provincial de Teruel y el Ayuntamiento turolense. Las 65 personas que trabajan en la delegación aragonesa se encargan de atender a un total de 13.600 usuarios bien directamente o movilizando los recursos existentes en la comunidad, familiares o vecinos.

"El servicio incluye también la programación de agendas recordatorias de citas médicas o medicación, así como llamadas y visitas de seguimiento a los usuarios", añade Alejo. En cuanto al perfil, se trata de personas mayores de 60 años o discapacitados tanto en situación permanente como transitoria.

Los requisitos del usuario

Para acceder al servicio hay que cumplir una serie de requisitos, como tener teléfono en el domicilio, estar empadronado en algún municipio de la provincia, vivir solo o pasar gran parte del día solo o en compañía de personas en una situación similar de riesgo, tener cubiertas las necesidades básicas de alimentación, vivienda e higiene personal y del domicilio y no ser sordo absoluto, ni mudo ni padecer incapacidad mental.

Dependiendo de la renta del solicitante, el usuario puede recibir el servicio con carácter gratuito o pagar hasta un máximo de 24 euros al mes. En esta horquilla de precios se mueve la aportación que tiene que hacer cada uno de los beneficiarios del servicio, cantidad que se define atendiendo a las posibilidades económicas del usuario.

Para utilizar el servicio, debe disponerse de teléfono, ya que el equipo de teleasistencia se conecta mediante terminal telefónico. Además, junto al equipo básico se proporciona un pequeño pulsador portátil que el usuario puede llevar colgado.

Entre 75 y 100 alarmas al día

Desde el centro de atención se atienden entre 75 y 100 alarmas al día de los usuarios de la Diputación Provincial de Zaragoza. Además, cada día se realizan unas 150 llamadas que corresponden a agendas y seguimiento a los usuarios, según concretan desde la delegación aragonesa.

Según fuentes de la Diputación Provincial, a través de este servicio también se favorece el objetivo de lograr la permanencia de personas mayores en su medio habitual. Además, de esta forma se evitan grandes costes personales, sociales y económicos que el desarraigo conlleva, facilitando el contacto con su entorno socio familiar y asegurando la intervención inmediata en crisis personales, sociales o médicas, proporcionando seguridad y contribuyendo a evitar ingresos innecesarios.

Hasta la fecha, el número total de personas que se han beneficiado del servicio a través de la DPZ es aproximadamente de 5.000 en toda la provincia.

Etiquetas