Despliega el menú
Aragón

TARAZONA Y EL MONCAYO

La vida y la obra de San Atilano, en un recorrido por la historia del arte español

Tarazona ofrece una gran muestra, con 37 piezas únicas, dedicada a su patrónVeinte de las obras han sido restauradas ex profeso para la exposición

La exposición se ofrece al público en la antigua iglesia de San Atilano.
La vida y la obra de San Atilano, en un recorrido por la historia del arte español
HA

Resulta imposible entender la historia de Tarazona sin la figura de San Atilano, patrón de la ciudad. Pese a ello, desde el punto de vista histórico todavía está envuelta en numerosos misterios. Intentar enfocar adecuadamente la figura de San Atilano es el objetivo de la exposición 'Milenio', inaugurada hace unos días en la ciudad aragonesa. Con ella se quiere contribuir a celebrar el Año Jubilar de San Atilano.

 

La muestra reúne 37 obras artísticas y documentales relacionadas con el santo, procedentes en su mayor parte de Zamora, Toledo, Zaragoza y Tarazona. Están, por ejemplo, casi todos los relicarios del santo aragonés, que se encuentran expuestos en distintos lugares de la geografía española. El conjunto se estructura en siete apartados, que recorren aspectos como la vida del santo, el arte que generó, la trayectoria del culto a su figura en su localidad natal...

 

"Hay que tener en cuenta que cuando nació San Atilano, Tarazona estaba bajo dominio islámico -señala Jesús Criado, comisario de la exposición junto a Rebeca Carretero-. Las fuentes históricas son incompletas: en los documentos de Zamora, por ejemplo, aparecen dos obispos con el mismo nombre. Queríamos trazar un panorama de lo que se sabe acerca de él".

 

Y lo hace a través de piezas de la mayor relevancia histórica y artística. "Se muestran desde el anillo que dio origen a la leyenda de San Atilano, que lo encontró en el vientre de un pez dos años después de haberlo arrojado al Duero -relata Rebeca Carretero-, hasta el báculo que usó como obispo, los relicarios de su brazo y su fémur, y un óleo del Museo del Prado pintado en 1690 por Vicente Berdusán". Da la bienvenida al visitante un audiovisual que explica en síntesis la vida del santo y sirve para enmarcar la época que le tocó vivir.

 

Buena parte de estas piezas, algunas de los fondos pertenecientes a la catedral de Santa María de Huerta, cerrada al público desde 1980 por obras de rehabilitación, han sido restauradas por la fundación Tarazona Monumental. Se trata de los bustos en plata de San Atilano, San Gaudioso y San Prudencio, la arqueta del patrón turiasonense y su brazo relicario, y otros dos relicarios múltiples, de gran tamaño, con vestigios de San Gaudioso y San Prudencio.

 

Acompaña a la exposición un catálogo con el mismo título, 'Milenio. San Atilano y Tarazona (1009-2009)', en el que se recogen las fichas catalográficas, así como estudios en los que han particpado, además de los dos comisarios, el delegado diocesano de Patrimonio de Zamora, José Ángel Rivera; la directora del archivo de Tarazona, Teresa Ainaga; y el historiador de la Universidad de Zaragoza José Ignacio Gómez.

La muestra puede contemplarse hasta el 12 de octubre en el Espacio Cultural San Atilano, de martes a viernes, de 17.00 a 20.30; y sábados, domingos y festivos de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30.

Etiquetas