Despliega el menú
Aragón

'Operación cigüeña' con final feliz

en la últimaUn ejemplar quedó ayer atrapado en la torre de una iglesia de Calatayud y dio origen a un complejo operativo de rescate

Los bomberos pudieron llegar al remate de la cúpula de la iglesia de Santa María la Mayor a mediodía, lo que facilitó el rescate.
'Operación cigüeña' con final feliz
JESÚS MACIPE

Calatayud. Érase una vez una cigüeña que descubrió en lo alto de una colegiata un lugar privilegiado en el que posarse. Los vecinos, acostumbrados a sus visitas, gozaban observándola hasta que un día... Así podría comenzar el relato de lo ocurrido ayer en Calatayud porque, como sucede en los cuentos, tuvo un final feliz.

Durante cuatro horas se prolongó el rescate de una cigüeña que había quedado atrapada en el remate de la cúpula central de la Colegiata de Santa María la Mayor, a 49 metros de altura. Antes de las ocho de la mañana, vecinos de la plaza comunicaron a la Policía Local el estado en el que se encontraba el animal, y desde el puesto de guardia se avisó a los bomberos. Estos acudieron para comprobar si podían recogerla con sus medios, pero el brazo articulado de 24 metros se quedaba muy corto. Se barajó subir con escaleras, aunque se descartó porque había que garantizar la seguridad de las personas. "La opción era o la grúa o conseguir un helicóptero", dice Miguel Lavilla, concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento.

Y se opto por pedir el vehículo especial de una empresa local. Para que entrara en la plaza había que despejarla, y, antes, localizar a los dueños de los coches allí estacionados. No se pudo dar con todos y fueron varios los que se llevó la grúa de la policía hasta el depósito municipal. "Por supuesto, no se les va a pasar ningún cargo porque era una situación extraordinaria", precisó Lavilla. Además se cortó el tráfico en la calle Herrer y Marco que va a dar a la plaza.

Los mayores de la residencia que hay frente a la colegiata fueron testigos del trajín que se vivió primera hora de la mañana. Esperaron la entrada de la grúa y vieron con frustración cómo los 40 metros de brazo seguían sin alcanzar al animal. Hasta que después de acoplar otro supletorio de nueve metros se fue elevando la caja metálica en la que iban dos bomberos.

Eran ya las doce del mediodía cuando se conseguía rescatar a esta cigüeña, que solía sobrevolar la zona y descansar en la iglesia colegial. "Aparentemente está bien, aunque ha perdido mucha sangre, tenía una pata enganchada, totalmente quebrada y no podía soltarse", explicó el edil. Dos agentes de protección de la naturaleza de la zona la esperaban abajo para transportarla al Centro de Recuperación de Animales de La Alfranca, en Pastriz, donde en estos momentos tratan de curar las heridas de este ave protegida.

El remate de la cúpula, a 49 metros de altura, obligó a pedir ayuda a una empresa

Etiquetas