Despliega el menú
Aragón

ESTUDIANTES EN INGLATERRA

Una babel en Inglaterra

Las dos amigas zaragozanas que están aprendiendo inglés en Chichester, al sur de Inglaterra, ya se están acostumbrando a que los conductores conducen por la izquierda. Algo que, por lo general, supone un serio problema los primeros días.

Asun Cardona y_Laura Pérez cuentan desde su residencia que “la ciudad es un caos” y “cada vez que vamos a pasar miramos mil veces y aún así vienen los coches por donde nunca pensamos. Además, no hay pasos de cebra”.

El primer día de curso les hicieron una prueba de nivel. Comparten clase con veinte personas de varios países, “sobre todo de España, aunque también de Arabia Saudí, China, Japón, Taiwán y Corea. También hay algún italiano, francés y húngaro”.

Asun y Laura viven en un piso con una francesa y un italiano, al que enseñan expresiones coloquiales como ‘irse de rositas’. Para sentirse como en casa, guisaron una tortilla de patata y ya han hecho la lista de la compra para preparar mañana una paella. “Nos entendemos bastante bien con todos porque si alguien no sabe algo el resto le ayuda o, si no, gracias a los gestos, que son internacionales”. Han descubierto, por ejemplo, que “el perro en Italia hace ‘bau bau’ y no ‘guau guau’ como en España”.

De compras

Para acondicionar el piso han tenido que comprar muchas cosas, entre otras una cafetera “que nos ha costado 18 libras”. “Es curioso -explican- que no hemos encontrado las bolsas de patatas fritas del tamaño grande español, y tampoco pan rallado”. Adquirieron otros objetos prácticos, como una cacerola, una fregona y hasta un secador.

La comida es una de sus asignaturas pendientes. “Cortan la carne tremendamente gorda” y “en el supermercado hay mucha comida precocinada, más que en España”. Mirando por las estanterías comprobaron que hasta podían comprar espaguetis ya elaborados en una lata.

Ellas no tienen mucho tiempo para ir a su residencia al mediodía (solo paran una hora entre clase y clase), así que todos los días comen en el ‘college’, aunque “la comida es bastante mala”. Entre los platos que han probado hasta el momento destacan uno típico del sur de Inglaterra:_el pollo con arroz cocido o con patatas asadas. “El arroz llevaba una salsa de verduras con champiñones y espinacas y no estaba del todo mal”. De hecho a Laura le gustó mucho el sabor, aunque a Asun no demasiado. “Eso sí, otra vez probamos la pasta y era asquerosa”.

Para abrir una cuenta en el banco les pidieron una nómina o una factura del gas o de la luz. Así que la residencia les preparó una carta de recomendación.


Etiquetas