Despliega el menú
Aragón

COMUNIDAD DE CALATAYUD

Tres robos en una semana en casas aisladas causan preocupación en Purroy

En los últimos cuatro meses se ha producido una oleada de asaltos en Morés y Saviñán

Tres robos en menos de una semana en una población como Purroy, en la que viven habitualmente poco más de una treintena de personas, son motivo de preocupación para cualquiera. Así se sienten los habitantes de esta pedanía de Morés, en la que entre el 1 y el 5 de mayo pasados fueron asaltadas dos casas de campo y un chalé aprovechando que se encuentran alejadas del casco urbano y sus propietarios estaban fuera.

 

En todos los casos, los ladrones se llevaron objetos como pequeñas herramientas, prendas y hasta una bicicleta.

 

El último de esta serie de allanamientos se produjo el 4 de mayo. Una vecina paseaba por una zona de casas de campo cuando vio que habían forzado la puerta del garaje de una de ellas. Por si todavía había alguien en su interior no se atrevió a entrar y llamó a los propietarios.

 

"Intentaron entrar por una ventana y la forzaron pero no lo consiguieron, por lo que después arrancaron las bisagras de la puerta del garaje para acceder", explicó ayer el propietario de las instalaciones, Jesús López. El botín se limitó a una bicicleta. "Había seis o siete dentro y lógicamente se llevaron la mejor", relató el dueño, que así lo denunció ante la Guardia Civil.

 

Este robo estuvo precedido por otros dos. El día 1 mayo los ladrones entraron en un chalé, en el que reventaron la puerta de entrada y registraron habitaciones y armarios para sustraer algunas prendas de valor y otros objetos. Los cacos volvieron a actuar al día siguiente y asaltaron el almacén de otra vivienda del que se llevaron las herramientas pequeñas que encontraron, entre ellas un taladro y una motosierra, dejando todo el interior revuelto.

 

Estos hurtos vienen a sumarse a los que en los últimos cuatro meses se han producido en la zona de Morés y Saviñán, según han confirmado los alcaldes de ambos municipios.

 

"Durante todo el invierno han estado abriendo casas de campo y llevándose lo que pueden", aseguró el primer edil de Morés, Lucio Franco. Él mismo ha sido una de las víctimas: "A principios de año entraron en mi caseta y lo revolvieron todo. Yo creo que más que nada intentan conseguir algo que vender de forma rápida y algo que comer, porque han tenido oportunidad de llevarse un grupo electrógeno y no lo han hecho, aunque sí se han marchado con 15 o 20 gallinas cuando las han tenido a mano".

Etiquetas