Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

COMUNIDAD DE CALATAYUD

Acaban los trabajos de consolidación del claustro del Santo Sepulcro de Calatayud

Se han sujetado las estructuras que corrían riesgo de perderse para preparar el edificio para la fase de restauración que comenzará a mediados de año y costará 800.000 euros.

La consolidación de la colegiata está lista para comenzar con la restauración del edificio
Acaban los trabajos de consolidación del claustro del Santo Sepulcro de Calatayud
JESÚS MACIPE

Los trabajos de consolidación en los claustros de la Colegiata del Santo Sepulcro de Calatayud ya han finalizado. La actuación se ha desarrollado en las partes más deterioradas y que necesitaban de una actuación urgente ante el riesgo de que pudieran caerse. En este estado, y con graves problemas estructurales, se encontraban el refectorio y una zona de las galerías del claustro debido fundamentalmente a las distintas reformas ejecutadas y al abandono sufrido a lo largo de los años.

A la estabilización y apeo de los claustros, que comenzó en mayo, le seguirá la restauración de esta construcción gótico-mudéjar que se prolongará durante al menos dos años. El coste de esta primera actuación ha superado los 103.000 euros y además de consolidar las estructuras de un edificio ruinoso se ha completado y documentado la investigación arqueológica e histórica de los restos.

Los datos obtenidos por un equipo multidisciplinar compuesto por arquitectos, historiadores y arqueólogos van a determinar la restauración, ya que en esta segunda fase se tendrán que incluir algunos hallazgos, y una vez acabada, deberá ser capaz de contar al visitante el devenir del edificio.

El declive de los claustros comenzó en el siglo XVII, al construirse la colegiata del Santo Sepulcro, y varias intervenciones de siglos anteriores habían contribuido a su reforma. Del estudio documental se ha hecho cargo el historiador Javier Ibáñez y los resultados han sido "muy interesantes", según afirma el arquitecto director de los trabajos, Fernando Alegre.

"Es casi seguro que la parte medieval del claustro es obra de Mahoma Calahorra, y tras las investigaciones arqueológicas, para las que se ha contado con José Luis Cebolla, también tenemos la casi certeza de que algunos restos semiocultos no son de fines del XIV sino del XIII, hay otras obras importantes de reforma del siglo XVI", explica el arquitecto.

El conocimiento que se tenía de esta parte de la Colegiata antes de entrar en ella era más bien poco, puesto que "nunca se ha hecho una cata arqueológica, y la información histórica era dispersa", indica.

Los detalles de la restauración

En los próximos dos meses el arquitecto terminará el proyecto para acometer la restauración con una inversión prevista por parte del Ayuntamiento de 800.000 euros. Por el estado en el que se encontraba el edificio será un proceso complejo. Incluirá desde consolidaciones estructurales a saneamientos de humedades, uno de los problemas más graves del conjunto.

Se intervendrá en las cubiertas y en elementos más decorativos como son los restos de yesos y pinturas que hay en la planta baja del claustro, así como "en la restauración y puesta en valor del alfarje, un techo de madera con abundante pintura de finales del XIV magnífico y casi inédito que ha aparecido en el ala norte del claustro alto", detalla el arquitecto.

Finalmente se completarán algunos cerramientos para la conservación de los restos, de manera que algunas partes de claustro como el refectorio estarán cerradas y otras zonas del edificio se mostrarán como ruinas consolidadas. "Desde el principio se renuncia a reconstruir arcos y a completar el claustro medieval porque va en contra de la doctrina actual en restauración", aclara el arquitecto.

Con posterioridad, y siguiendo un plan redactado hace tres años para este edificio, se decidirá qué uso dar a los claustros. Entonces se acometará la última parte, el acondicionamiento para unos fines concretos. Según el plan director, para la recuperación de los claustros era necesaria una inversión total de 1,2 millones de euros. La Obra Social de Ibercaja contribuye a financiar los costes de la intervención en este histórico edificio con la aportación de 210.000 euros distribuidos en tres anualidades.

Etiquetas