Aragón
Suscríbete

TERUEL

El túnel del acueducto de Cella, el más largo hecho por romanos en el Mediterráneo

Un estudio encargado por la DGA al ingeniero Isaac Moreno revela la importancia de esta obra hidráulica en la Antigüedad

El acueducto que en la Antigüedad llevaba el agua de Albarracín a Cella es una de las obras hidráulicas más importantes del Imperio Romano en el Mediterráneo. Además, su túnel excavado en la montaña, de cinco kilómetros, es el más largo hallado hasta ahora para conducir el agua. Así lo pone de manifiesto el ingeniero aragonés de obras públicas Isaac Moreno, quien por encargo de la DGA ha llevado a cabo un estudio, aún sin publicar, sobre esta infraestructura.

Moreno señala que, tras muchas indagaciones, solo ha encontrado otro túnel para agua cerca de Roma de cinco kilómetros. En otra ciudad italiana, Bolonia, existe otro pasadizo de 20 kilómetros, pero el ingeniero cuestiona esta longitud porque, en realidad, el punto final no se ve.

"El acueducto es un perfecto desconocido y no se está sacando partido de esta importante infraestructura romana. Queda mucho por conocer y hay que desvelar toda su historia", afirmó Isaac Moreno.

Durante varios meses, el ingeniero realizó un trabajo topográfico sobre el terreno por el que discurriría el acueducto. Se sabe que esta obra mide en total 25 kilómetros, de los cuales solo se conocen la mitad, mientras que el resto iría por el interior de las laderas y bajo campos de cultivo.

A esa conclusión llega Moreno, entre otras cosas, por los testimonios que le han ofrecido los propios vecinos de Cella, algunos de los cuales relatan que se les ha hundido el tractor en determinados puntos de su campo de labor, probablemente por la existencia de túneles que servían para conducir el agua.

El trabajo del ingeniero, cuyos resultados fueron expuestos recientemente en Teruel a través de una conferencia, ha servido también para acabar con algunos errores. "Se pensaba que el acueducto cogía el agua del Guadalaviar en Albarracín, pero no es cierto, la tomaba de las fuentes de la comarca y la llevaba hasta Cella, una población romana importante, como lo demuestra el hecho de que esté llena de restos arqueológicos", indicó.

El acueducto permitió realizar el primer trasvase de agua entre cuencas en Aragón, puesto que la toma de la demarcación del Júcar y la lleva al río Jiloca, que pertenece a la cuenca del Ebro. El estudio ha puesto en evidencia también que el trazado no es, en algunos puntos, el que se creía hasta ahora. El siguiente paso será encontrar la boca de salida del túnel mediante excavaciones arqueológicas. "Quedan muchos tramos por descubrir", concluye este apasionado de la ingeniería romana, quien recomienda promocionar turisticamente el interesante pasado histórico de Albarracín y Cella.

Etiquetas