Aragón

COMUNIDAD DE CALATAYUD

Sabiñán pide ayudas para la residencia de ancianos, sin acabar desde hace 6 años

El edificio comenzó a construirse 14 años atrás y está prácticamente terminado, pero en 2002 se paralizaron las obras después de haberse invertido un millón y medio de euros

El Ayuntamiento de Sabiñán ha hecho un llamamiento a distintas instituciones para poder terminar la residencia de mayores de la localidad. Hace 14 años que comenzó a construirse este equipamiento, ahora acabado en un 75% y que se financió con un crédito que el Consistorio sigue pagando y con las subvenciones que iban llegando de distintas administraciones como el Gobierno e Aragón y la Diputación Provincial. Se invirtieron 1,5 millones de euros en la obra, fontanería y carpintería, pero hace seis años el proyecto se paralizó y el equipamiento se ha desfasado.

"La mitad del dinero que necesitamos hoy es porque ha cambiado la normativa y hay que renovar la grifería, los baños y la cocina", explica el alcalde de Sabiñán, José Ignacio Marcuello. El Ayuntamiento ha elaborado un anteproyecto que recoge lo que se quedó por hacer, lo que hay que readaptar y ampliaciones como la construcción de un tanatorio contiguo que preste servicio a la localidad. "Estamos hablando de alrededor de millón y medio de euros y con eso acabamos el edificio -indica Marcuello-. No pretendemos que se nos dé todo de vez, pero tampoco que nos ofrezcan migajas, sino que se pueda ir presupuestando en la DGA y la DPZ".

La residencia se encuentra en el mismo centro del municipio, al lado de la casa consistorial y en lo que fueron las antiguas escuelas. Inicialmente, se diseñó para 40 plazas y de la gestión se iba encargar una orden religiosa. Pero finalmente se ha descartado esta opción, lo que permitirá crear 20 plazas más y hará más rentable su mantenimiento. Contará además con un centro de día, gimnasio y zona de rehabilitación.

El equipamiento beneficiará a varias localidades de Comunidad de Calatayud, concretamente a las que están en la parte media del Jalón, desde Paracuellos de la Ribera a El Frasno, Morés o Sestrica, por lo que la petición municipal es compartida por la comarca. Semanas atrás, el alcalde sabiñanense, la presidenta de Comunidad de Calatayud, Carmen Herrero, y la diputada provincial Pilar Trell se reunieron con la consejera de Servicios Sociales, Ana Fernández.

"Además de atendernos muy bien, nos vino a decir que también había otros proyectos en marcha -afirma Marcuello-, pero como en su día manifestó que no se comenzaría ninguna residencia sin estar acabadas las empezadas, en eso sí que seré intransigente", asegura.

Las obras que faltan y el equipamiento de la residencia de Sabiñán podría ejecutarse en un año y medio, pero todo dependerá de cómo lleguen las ayudas que permitan su financiación. "Ojala pudiéramos hacerlo el Ayuntamiento", exclama el alcalde, que aludió a continuación al esfuerzo que a diario tienen que hacer los pequeños pueblos para prestar los servicios municipales, y a que la ley no les permite endeudarse más.

Calatayud, Ateca, Ariza y Tobed son localidades con residencias para ancianos en una comarca de 67 pueblos y con población envejecida, por lo que las plazas son insuficientes. Algunos mayores de Sabiñán están en La Almunia, cuando "si no se hubieran perdido seis años podrían estar en su pueblo", lamenta el primer edil. Además del servicio que la residencia prestará a la población hay otra razón para continuar: "En ese edificio se ha hecho un gasto grandísimo y está sirviendo para nidos de pájaros. Cada día que pasa, la inversión vale menos, estamos tirando ese dinero a la basura".

Etiquetas