Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TARAZONA- EL MONCAYO

Conociendo a las vecinas cigüeñas

El Ayuntamiento de Tarazona organizó un avistamiento para averiguar más sobre los 23 nidos de estas aves que hay en la ciudad.

La lluvia constante caída durante toda la jornada de ayer no fue impedimento para que se celebrase un avistamiento de cigüeñas organizado desde el Ayuntamiento de Tarazona. Mayores y niños contemplaron al detalle las aves que anidan en la plaza de San Francisco.

Lo ideal hubiese sido poder completar un recorrido por la ciudad para contemplar los diferentes asentamientos, pero el mal tiempo no permitió hacerlo, y el avistamiento se limitó a las cigüeñas del centro turiasonense.

El departamento municipal de Medio Ambiente organiza esta cita cada año para acercar estos vecinos de las alturas al resto de Tarazona. "Es un ave de especial interés que se ubica prácticamente en todo el ámbito de torres mudéjares de la ciudad", dijo el concejal Alfredo Chipriana.

Pero lo cierto es que últimamente las cigüeñas también anidan en las grúas de las obras. "Es un ave que antiguamente anidaba en árboles altos, pero ahora han ido sustituyéndolos por las torres o las grúas, siempre zonas elevadas como medida de seguridad", explicó el educador medioambiental, Andrés Omeñaca.

Varias crías no han sobrevivido

Este año, las lluvias de mayo han provocado que varias crías no consiguieran salir adelante. "Las cigüeñas hacen su nido con desechos de los humanos, como plásticos, y claro, ha caído tanta agua que no se ha filtrado bien por los nidos y ha provocado la desaparición de varios pollos", confirmó Omeñaca.

Sin embargo, no es un dato preocupante, y no peligra en absoluto la presencia de esta ave en la ciudad, ya que cuenta con numerosos asentamientos. En Tarazona hay 23 nidos repartidos por la iglesia de San Francisco, el palacio episcopal, la torre de la Magdalena, la catedral, torres telefónicas, grúas de obras, postes eléctricos o chimeneas, por citar algunos de los emplazamientos.

La cigüeña es un ave migratoria que pasa los inviernos en África y los veranos en Europa. Aunque hace tiempo que las de Tarazona han decidido hacer de la ciudad del Queiles su residencia para todo el año. "El cambio climático y que aquí encuentran muy fácil la comida por los vertederos, favorece el que prefieran quedarse", añadió el educador.

Recientemente, la comarca de Tarazona y el Moncayo editó una guía de aves donde se proponían veinte rutas ornitológicas por la zona. Una de ellas estaba dedicada a las cigüeñas, un ave habitual del cielo turiasonense. En otras ocasiones se han hecho jornadas para conocer los reptiles o la vegetación de la zona.

Etiquetas