Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TARAZONA Y EL MONCAYO

El seminario de Tarazona cumple su 50 cumplaños

Uno de los objetivos actuales es avivar las funciones del centro de jóvenes, que llegó a congregar a más de 350 internos.

El Seminario Diocesano de La Inmaculada de Tarazona celebra este año su 50 aniversario, cinco décadas en las que el centro ha pasado por diferentes etapas.

En 1947, el recordado obispo Manuel Hurtado, que tanto aportó a la Diócesis de Tarazona, se percató de que las instalaciones del antiguo Seminario -el actual colegio Sagrada Familia de Tarazona- se quedaban pequeñas, y decidió promover el proyecto de un nuevo edificio. Once años después, finalizó la gran construcción que recuerda a Hurtado con su escudo en la fachada principal.

Desde que empezó a funcionar, se ofrecieron estudios como Seminario Menor -equivalente a la ESO y Bachillerato- y Seminario Mayor -estudios teológicos superiores-, aunque este último se trasladó a Zaragoza en 1969 fruto de la centralización que se vivió en toda la comunidad aragonesa.

En 2005 y gracias al impulso del actual obispo, Demetrio Fernández, se recuperaron las funciones de Seminario Mayor con nueve seminaristas en un curso de espiritualidad. "Actualmente son catorce seminaristas mayores, todos ellos extranjeros y un único español. La labor está dando grandes frutos porque ya hay dos diáconos, y hay perspectivas de que otros sigan avanzando hacia el sacerdocio", dice el vicario general de la Diócesis y rector del seminario, Juan Manuel Melendo.

Uno de los objetivos actuales es reavivar las funciones del Seminario Menor, que en tiempos congregó a más de 350 internos. "En 1992 empezó a disminuir el aluvión de chicos, y ahora no hay ninguno. Queremos captar vocaciones y ya mantenemos contactos con media docena de jóvenes", asegura el rector.

Una inquietud motivada en parte porque el año pasado la Santa Sede reconoció los estudios teológicos de la Diócesis de Tarazona. "Tenemos el Estudio Teológico de la Inmaculada, que permite que los que cursen estudios superiores de filosofía y teología acaben teniendo el bachillerato al mismo nivel que en cualquier facultad eclesiástica de España o del mundo, y eso es un acontecimiento histórico para nuestra comunidad religiosa", explica Juan Manuel Melendo.

Una gran celebración

Además, actividades complementarias y muy variadas han mantenido vivas las instalaciones del seminario. Y es que desde hace cuarenta años se practica el rugby y otros deportes en los campos de alrededor. Hace más de diez años que parte del seminario se dedicó a casa de espiritualidad, lo que ha permitido la celebración de campamentos diocesanos, olimpiadas mercedarias y la llegada de muchos otros grupos de convivencias.

Durante este año las parroquias de la Diócesis han anunciado esta celebración, "para contar con la presencia de los sacerdotes que fueron antiguos alumnos y así compartan su experiencia".

Etiquetas