Despliega el menú
Aragón

JACETANIA

"Astún y Candanchú tendrán que entrar en Aramón, no habrá más remedio"

El presidente de la Jacetania cree que las inversiones que supondría esta integración son la única solución para paliar la fuga masiva de esquiadores a las estaciones del valle de Tena.

"No habrá mas remedio. Las estaciones de esquí de Astún y Candanchú deberán entrar un día u otro en el grupo Aramón". Así de contundentes son las palabras de Alfredo Terrén, presidente de la comarca de la Jacetania, respecto a la difícil situación que desde hace años, pero especialmente durante esta última temporada, están viviendo ambos complejos invernales ubicados en el valle de Canfranc debido al nuevo fenómeno que ya se ha venido a denominar como "efecto Formigal", o lo que es lo mismo, la fuga de sus turistas habituales al valle de Tena para practicar el deporte blanco en las pistas de Panticosa y, sobre todo, de Formigal provocando un duro revés para la economía de algunas localidades jacetanas.

Tanto es así que, según indica Terrén, las cifras que se barajan en el valle del Aragón en cuanto a la pérdida de consumidores se encuentran en torno a un 35 por ciento. Un dato que viene a reafirmar así las denuncias realizadas recientemente por los empresarios ubicados en dicho valle y que aseguraban que la competencia ejercida desde el complejo de nieve de Formigal había reducido sus ingresos, en algunos casos, hasta en un 40% no dudando así en reclamar igualdad para su valle. "No son porcentajes exactos -matiza el presidente jacetano- pero son los que se comentan en todo el valle del Aragón y eso que el complejo de Candanchú es el único que aún sigue abierto hasta el próximo 20 de abril".

Para Terrén los motivos de esta fuga de visitantes no son un misterio. "Está muy claro lo que pasa y el problema se debe a las grandes inversiones que se han hecho en Formigal. La gente va donde hay comodidades y hay medios y esta estación ahora mismo está fenomenal, mientras que aquí las instalaciones están obsoletas y no se están haciendo inversiones", comenta.

A pesar de no existir datos concluyentes sobre este trasvase de turistas entre ambos valles, son numerosos los ejemplos del trance que ha sufrido el valle de Canfranc durante la última época de esquí. Según asegura Terrén, "las estaciones reconocen que están preocupadísimas. Es cierto que este año faltó la primera nevada de diciembre pero el resto de la temporada ha habido nieve abundante, de calidad y con buen tiempo muchos fines de semana y ni con esas ha habido colas en las pistas, ni problemas en los aparcamientos, algo que hace años era un problema generalizado. Otros años, en Villanúa se formaban grandes retenciones por las tardes cosa que esta temporada no ha ocurrido ni de lejos. El cambio ha sido muy brusco".

Invertir es la única manera

Por todo ello, y tal y como ya se venía pronosticando desde hace años, "la única manera de contrarrestar estos efectos negativos es invertir y, en este caso, aparte de Aramón no existe ninguna otra empresa que se pueda permitir ese lujo, el dinero público es necesario para realizar inversiones de este calibre", apunta el presidente comarcal.

De cumplirse esta nueva circunstancia se pondría solución asimismo a esa "competencia desleal" denunciada hace apenas una semana por el colectivo de hosteleros del valle del Aragón cuando criticaron las millonarias inversiones que las instituciones aragonesas, a través de la empresa de Montañas de Aragón -formada por el Gobierno Autonómico e Ibercaja-, estaban realizando en algunas zonas del Pirineo aragonés. Los empresarios no llegaron a opinar sobre la integración de las estaciones de Astún y Candanchú en el grupo aragonés de la nieve, simplemente exigieron volver a la libre competencia logrando que las administraciones inviertan de igual modo en estos centros como motor de desarrollo de su valle.

A ese respecto, Terrén es tajante cuando opina sobre esa posible competencia desleal. "Siempre nos comentan lo mismo -dice- incluso a nivel político: que Aramón tiene las puertas abiertas, y me consta además que están negociando con Candanchú y Astún, el problema es que es complicado valorar una estación y ponerle un precio".

Etiquetas