Despliega el menú
Aragón

BAJO ARAGÓN-CASPE

PSOE y CPC cierran un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Caspe

Los detalles del pacto se conocerán mañana, aunque parece ser que la socialista Francín podría continuar en la Alcaldía y el independiente Sagarra sería presidente de la comarca.

La minoría con la que gobiernan los socialistas de Caspe desde el pasado febrero, cuando el PAR rompió el pacto que tenía con el PSOE, tiene los días contados. El Ayuntamiento ha convocado para mañana una rueda de prensa en la que informará sobre el acuerdo de gobierno alcanzado entre los socialistas y el CPC (Compromiso por Caspe). Aunque desde ninguno de los dos grupos quisieron especificar ayer cuáles son los puntos del acuerdo alcanzado, según ha podido saber este periódico el pacto podría mantener a Teresa Francín (PSOE) al frente de la Alcaldía y colocar a Javier Sagarra (CPC) como presidente de la comarca Bajo Aragón-Caspe.

Tras varias semanas de negociaciones y pese a las diferencias que han existido a la largo de este mandato entre las dos agrupaciones, ambas han llegado a un acuerdo con el que sumarán diez concejales (cinco por cada uno), una cifra que Sagarra calificó de "histórica". "Sería el gobierno más importante de la historia de la democracia", añadió Sagarra, que, sin embargo, no quiso concretar nada sobre al acuerdo.

En las últimas elecciones, el grupo más votado fue el CPC, que obtuvo cinco ediles, los mismos que el PSOE. El PAR consiguió dos y uno el PP. Entonces, los socialistas cerraron un acuerdo con los aragonesistas por el que se repartieron el gobierno del Ayuntamiento y la comarca. Francín se puso al frente de la Alcaldía y Carlos Alastuey se colocó presidiendo la entidad supramunicipal, pese a que el PAR solo tenía tres de las 25 consejerías. Además, en el Consistorio caspolino asumieron dos tenencias de alcaldía y formaron parte de la junta de gobierno.

A mediados de febrero, el PAR abandonó sus cargos en el Ayuntamiento aduciendo que se había "incumplido" el pacto de gobierno. Los tres ediles aragonesistas estaban al frente de las Concejalías de Urbanismo, Obras y Servicios, Turismo y Medio Ambiente. Como trasfondo de la crisis, el PAR argumentaba la situación económica del Ayuntamiento (de hecho tanto el CPC como el PAR pidieron en distintos momentos que se hiciera una auditoría) y la política de contratación de personal.

Una moción de confianza

El CPC pidió entonces a la alcaldesa que solicitase, de forma inmediata, una moción de confianza. Sin embargo, en apenas dos meses, la situación ha cambiado y, finalmente, el PSOE ha cerrado un acuerdo de gobernabilidad con el CPC.

"Ya está todo cerrado, aunque no diremos nada hasta el miércoles -fecha para la que han convocado una rueda de prensa-", dijo ayer Teresa Francín. La alcaldesa no quiso ni corroborar ni desmentir la opción de que ella fuera a continuar al frente de la Alcaldía y la presidencia de la comarca (que sigue en manos de Alastuey) que, sin embargo, parece lo más probable.

A este pacto de silencio se sumó también Sagarra, que aseguró que hasta que no se celebrara la asamblea del CPC no se tomaría una decisión. "La posición del grupo es la de alcanzar un gobierno muy sólido", dijo Sagarra, que desmintió que hubiera un acuerdo cerrado. No obstante, el hasta ahora edil de la oposición sí quiso referirse a que el CPC y el PSOE "han sido fuerzas discrepantes".

Al parecer, las negociaciones no se habrían hecho en un único sentido, ya que la semana pasada, el PAR podría haber ofrecido al CPC un acuerdo que habría puesto a Sagarra al frente de la Alcaldía.

Etiquetas