Despliega el menú
Aragón

COMUNIDAD DE CALATAYUD

El informe del Hospital Ernest Lluch fue firmado por la supervisora en funciones

El Justicia de Aragón reconoce que el informe dirigido a un paciente no provenía de la responsable titular. La DGA elude valorar el tratamiento al enfermo.

El Justicia de Aragón reconoció ayer que el informe elaborado por una responsable de Enfermería del Hospital Ernest Lluch de Calatayud, y que originó una amonestación por faltar al respeto a un paciente, fue firmado por la supervisora en funciones, y no por la titular, que al parecer se encontraba de vacaciones. Este dato no había sido precisado por la institución en la resolución hecha pública.

El Departamento de Salud eludió ayer hacer declaraciones sobre los incidentes reflejados por Fernando García Vicente. En su escrito, el Justicia ya había valorado positivamente el anuncio del Ejecutivo autonómico de que crearía en el centro hospitalario bilbilitano un "grupo de trabajo" para tratar asuntos sobre el "confort el paciente". También había dejado claro que la institución no tenía medios para evaluar si la anteción médica en este caso había sido o no adecuada.

Los hechos se produjeron en agosto de 2007. El paciente, A. D., había sido operado el 31 de agosto de una fractura abierto de calcáneo en el pie derecho. Entonces, comenzó a sentir fuertes dolores abdominales por los que tras varias observaciones fue sondado, al hallársele un globo vesical.

En un informe enviado al enfermo y firmado por la supervisora de Enfermería 'A' en funciones -como confirmaron ayer fuentes del Justicia-, la ATS sostenía con ironía que las enfermeras no poseían "hasta el momento" el "poder de la videncia". Además, recordaba al paciente que no había sido sometido a un "tratamiento en un balneario" y sentía que el hospital no tuviera las "características de un 'resort' en la playa", expresiones que han motivado la sugerencia del Justicia.

Etiquetas